Advierten a Grecia que acelere las privatizaciones o entrará en quiebra

La sociedad griega está decidida a presentar batalla al grito de “no vamos a pagar”, y mientras se manifiesta de todas las formas posibles el ministro de finanzas Evangelos Venizelos daba a conocer los acuerdos del Consejo de Ministros recientemente alcanzados.

El temor de la población de Grecia era que la presión del FMI y de la Unión Europea obligase al gobierno a anunciar nuevos recortes de toda índole, para seguir recibiendo ayuda financiera y evitar así la quiebra que podría arrastrar a la hecatombe a varios países de le Eurozona como Italia, Irlanda, Portugal y España, pero el ministro se limitó el domingo a anunciar que el gobierno va a acelerar las reformas para asegurar el cumplimiento de los objetivos fiscales de este año y el próximo.

Ya el FMI advirtió que de persistir el retraso en las privatizaciones, la quiebra será inevitable, y este hecho podría significar el principio del fin de la zona euro.

El representante del FMI en Grecia aseguró que las tan esperadas por todos privatizaciones se retrasaron porque los políticos griegos no logran ponerse de acuerdo sobre cómo llevarlas adelante. Pero si esperan mucho más, la quiebra será inevitable con las consecuencias imaginadas por todos, griegos o no. Y su diagnóstico fue todavía más allá al afirmar que “el electrocardiograma de Grecia se parece al de un hombre muerto”.

Sólo el traspaso imprescindible de dinero del sector privado al público permitirá al país salir de terapia intensiva y sobrevivir. Con medidas así, el gobierno confía en recibir unos 50.000 millones de euros de aquí al 2.015, llegando los primeros 5.000 millones este mismo año.

Reuniones por teleconferencia entre Venizelos y los representantes de Bruselas, el BCE y el FMI en el inicio de una semana “crucial” no hicieron sino confirmar que algunas reformas anunciadas por el gobierno griego, especialmente en el campo fiscal, llevan “un considerable retraso”, pero igualmente los griegos no quieren ser tomados como los chivos expiatorios de la situación de crisis generalizada por la que atraviesa toda Europa en mayor o menor medida.

Vanizelos admitió que la cantidad de personal público es excesivo y auguró importantes anuncios para los próximos días, los que seguramente empeorarán el ya muy difícil clima social que se vive en el país.

Toda la región espera esos anuncios que pueden o no ser la mecha que encienda una explosión en cadena de consecuencias imprevisibles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies