Por falta de rentabilidad en el sector, España no cubre su cuota láctea

En la última campaña realizada en España, la producción de leche para la vente a las industrias llegó a los 6 millones de toneladas, de acuerdo a datos oficiales y definitivos del Fondo Español de Garantía Agraria.

Los españoles tienen una cuota asignada en el mercado europeo de 6,3 millones de toneladas y al mismo tiempo una demanda de leche y todos los productos derivados de alrededor de 9,5 millones de toneladas. La diferencia se cubre con importaciones provenientes de varios países comunitarios.

Con estas posibilidades de producción sin tasas que la restrinjan, las entregas a las distintas industrias lácteas subieron a sólo 6,02 millones de toneladas, producto de la entrega de 21.445 productores lecheros.

Con estas cifras el país se encuentra en este ítem con un volumen de 276.000 toneladas menos que la cuota disponible por el Estado español.
Lo cierto es que, año tras año, suben las importaciones del resto de los países comunitarios por la imposibilidad de los productores lácteos españoles de producir las cuotas asignadas, debido en gran parte a la baja rentabilidad de los valores recibidos por su trabajo.

Este año esas importaciones llegaron a los 3,5 millones de toneladas.
De esa cantidad, alrededor de 400.000 correspondieron a la importación de leche a granel, unas 150.000 toneladas fueron de leche en polvo y el resto a lo podemos considerar un muy elevado volumen de queso barato y de baja calidad que equivalió en leche a unos 2,1 millones de toneladas.

Tanto las industrias lácteas españolas como las autoridades del sector, con el apoyo de la Administración Central, están intentando poner en marcha lo más rápidamente posible medidas que mejoren la viabilidad y aseguren de esa forma el futuro de las explotaciones lácteas frente a la constante merma en la producción y la incipiente desaparición de las explotaciones lecheras por la caída de la demanda interna y la poca rentabilidad.

Una de las medidas en estudio pasa por darle un fuerte impulso a la política de contratos, que actualmente son unos 8.000 y, sobre todo, la posibilidad de poder negociar precios mínimos como sucede en la mayoría de los países de la Eurozona y no en España.

En estos momentos los ganaderos españoles reciben un promedio de 0,315 euros por litro de leche, lo que en la práctica son entre 3 y 4 céntimos de euro menos que los recibidos por sus colegas de los países vecinos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies