La recuperación de España podría retrasarse un año más

Muchas cosas parecen haber cambiado entre las asambleas de primavera y de otoño del Fondo Monetario Internacional (FMI). La más evidente es el cambio en la presidencia del mismo, que ahora es ocupada por primera vez por una mujer, la francesa Christine Lagarde.

Y también cambió el mensaje y los pronósticos, lo que es todavía más preocupante. En abril pasado la recuperación global se daba como un hecho irreversible, cuya velocidad dependería de las medidas que tomase cada país en particular. Pero ahora se vuelve a hablar de la amenaza cierta de una recaída con posibles estados de recesión más o menos prolongados.

Lo que no ha cambiado es la perspectiva que se tiene sobre la economía de España, que sigue tan mal parada como hace un semestre atrás de acuerdo a las previsiones del FMI.

El último informe del organismo internacional habla de una caída significativa de las previsiones de crecimiento para el año próximo, al que ubicaban en el 1,6% del PIB en abril y ahora no supera en el mejor de los casos el 1,1%. Y para lo que queda del 2.011 el vaticinio no es mejor, ya que reitera una subida del PIB de cómo máximo el 0,8%, que difiere del 1,3% fijado por las autoridades españolas y que parece una cifra ya imposible de cumplir.

Olivier Blanchard, el economista jefe del FMI, admitió hace un par de días en una conferencia de prensa que “si comparamos con lo que pensábamos en abril, la recuperación económica es ahora mucho más incierta”, al momento de presentar el informe sobre las perspectivas económicas mundiales, en el que la situación española va estrechamente ligada a lo que ocurre en el resto de las naciones más avanzadas.

Blanchard reconoció que el crecimiento en los países más avanzados se estuvo debilitando desde principios del 2.011, pero los economistas y los gobiernos no supieron o no quisieron ver ese peligroso hecho. Y para el mes de agosto, ya el incremento de la incertidumbre fiscal y financiera a nivel sobre todo europeo se tornó en una certidumbre peligrosa.

Entre las economías europeas, sólo Italia registraría un crecimiento menor al español. Y para el mercado laboral de España el FMI espera para fines de este año una tasa anual de paro del 20,7%, sin que se produzca creación de nuevos empleos. Y en el 2.012 la recuperación será tan débil que ni siquiera compensará lo perdido este año.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies