Caixabank se presentará a la subasta de la Caja Mediterráneo

Hace pocos días Caixabank acordó en la reunión de su consejo de administración presentar una oferta para la subasta de la Caja de Ahorros Mediterráneo (CAM), que está organizando el Banco de España.

El Banco que se hace cargo del negocio financiero de La Caixa es una más de las casi 20 entidades que se mostraron interesadas en estudiar el cuaderno de venta de la CAM para decidir si hoy lunes 26 presentan al Banco de España una oferta para poder hacerse cargo de la Caja intervenida a finales de julio. Todas las entidades que cumplan con este paso estarán en condiciones de participar de la subasta de la Caja Mediterráneo.

De esta forma Caixabank se suma al interés que ya mostraron el Banco Santander y el BBVA, los que también optaron por sumarse al proceso.

En las últimas horas se esperaba para ver si también se pueden presentar BBK, Kutxa y Caja Vital unidas como una sola entidad si es que a último momento pudieron aprobar su integración a través de un SIP.

Los conocedores del tema descartan que puedan participar de la operación entidades financieras de menos envergadura, debido al tamaño de la CAM, quien cerró el primer semestre del año con pérdidas declaradas de 1.136 millones de euros, una cartera de créditos a clientes de más de 52.000 millones de la moneda común y una morosidad que supera el 19%.

Estos números más que adversos hacen factible la alternativa de la participación de la banca extranjera en el proceso de subasta.

Fuentes de Caixabank se negaron a hacer declaraciones, pero estas mismas fuentes trascendieron que el consejo de administración del Banco se reunió en Barcelona y después de estudiar el informe que presentó la dirección, decidieron presentar la mencionada oferta de interés, la que no tiene carácter de vinculante.

En esta operación Caixabank está asesorada por el Banco de negocios JP Morgan y su oferta de interés le permite acceder a la valoración técnica, financiera y legal del concurso. Este hecho supone el libre acceso al cuaderno de venta que elaboró otro Banco de negocios, el Merrill Lynch, y el análisis a fondo del balance de la Caja de Ahorros intervenida.

Algunos de los puntos que todavía hacen dudar a los directivos de la Caixa es la elevada exposición de la caja alicantina a los riesgos inmobiliarios, ya que ésta tiene una morosidad superior al 50% en su crédito vinculado al ladrillo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies