Podría haber una gran falta de empleo durante el año próximo

Las economías más grandes e importantes del mundo están sufriendo por estos meses una desaceleración que, como una de sus principales y temidas consecuencias podría traer aparejada una “enorme falta de empleo” en el curso del año próximo.

Estos datos provienen de un estudio conjunto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la OCDE que se realizó con motivo de la reunión de ministros de Economía del G-20 que por estos días se celebra en la ciudad de París.

Debido a este estudio, ambos organismos les pidieron a las principales potencias mundiales que pertenecen a las dos organizaciones que necesariamente deben centrar todos sus esfuerzos en la creación de nuevos puestos de trabajo de al menos mediana calidad, al tiempo de asegurar la protección social para los miles de futuros nuevos parados.

Juan Somavía, el máximo responsable de la OIT, aseguró al igual que su par de la OCDE que la crisis generalizada de empleo está afectando sobre todo a aquellos más vulnerables, como los parados de larga data y los desempleados más jóvenes. Y dijo que siendo ésta la cara humana de la crisis, los gobiernos no pueden ni deben ignorarla, por tratarse de la parte más vulnerable de todo el sistema internacional.

El estudio también afirma que, de mantenerse la actual tasa de crecimiento del empleo del 1%, no va a ser posible recuperar los 20 millones de puestos de trabajo que se perdieron en los países que integran el G-20 desde el comienzo de la crisis global en el año 2.008.

Sería necesaria una tasa de subida del empleo de al menos el 1,3% anual de aquí al 2.015 sólo para recuperar los puestos de trabajo existentes con anterioridad a la crisis. Así se podrían crear unos 21 millones de empleos adicionales anuales, con lo que se absorbería incluso el incremento de la población en edad laboral.

Pero la realidad es muy distinta a los cálculos. Lo cierto es que el empleo puede terminar subiendo a una tasa de entre el 0,8 y el 1% hasta finales del 2.012. Esto provocaría un hueco de 40 millones de puestos laborales dentro del G-20 el año próximo, que se acrecentaría mucho para el año 2.015.

Estas cifras motivan el “desesperado” pedido de ambos organismos a los ministros del G-20 acerca de la imperiosa prioridad sobre el tema laboral en las próximas reuniones del grupo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies