Aseguran que la economía española está en fase de “atonía”

En el último boletín económico que se dio a conocer el miércoles pasado, el Banco de España pone de manifiesto y enfatiza el estado de “atonía” en la economía de España que se registró en el tercer trimestre del año después de haberse frenado la suba en la tasa de crecimiento que se había observado en el período abril/junio, debido principalmente a la evolución bastante desfavorable que sufrió la demanda interna en el país.

El organismo supervisor español destaca también que el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto sigue en línea con la desaceleración que se vio en el segundo trimestre del año, momento en el cual la tasa intertrimestral de crecimiento subió un 0,2% después de haberlo hecho un 0,4% en el primer trimestre del 2.011.

La explicación que da el informe es clara y contundente. El menor avance económico es la consecuencia lógica del notable bajón en la demanda nacional y la fuerte caída del gasto público. En el tercer trimestre del año el consumo privado siguió totalmente estancado tal como muestran los principales indicadores, como por ejemplo la confianza de los consumidores y comerciantes minoristas europeos, las que retrocedieron tanto en julio como en agosto.

Otro parámetro importante desde siempre como lo es la matriculación de vehículos particulares apenas tuvo una mínima subida y se mantiene en los niveles que mostró el año pasado, a pesar de que ya no se registran retrocesos tan significativos como los que se produjeron hasta mediados de este año.

En el informe, el supervisor brinda datos concretos acerca de su encuesta sobre la evolución reciente de las empresas no financieras, la que se da en llamar Central de Balances, y que muestra una caída del 0,7% de su actividad hasta el segundo trimestre del año inclusive.

De acuerdo al Banco de España, este porcentaje negativo da idea del hecho de que se intensificó la desaceleración que ya venía observándose en el primer trimestre del año. Este frenazo en el volumen del negocio se notó con particular fuerza en los beneficios de las sociedades, el que cayó abruptamente un 18%, una cifra bastante preocupante si se la compara con la subida del 6,5% que se había conseguido en el primer semestre del 2.010.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies