Los analistas piensan que España no crecerá ni la mitad de lo que vaticina el Gobierno

Los principales servicios de estudios de España dieron a conocer sus previsiones económicas para este año y el siguiente, y se verifica que en el 2.011 la media indica que el PIB español va a crecer alrededor de un 0,8%, según datos recogidos en el panel de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas). Es decir que se mantiene el dato previsto para este ejercicio pero de rebaja fuertemente el del año próximo.

Todos los parámetros tenidos en cuenta hablan de una revisión a la baja para el 2.012 y recorta el dato hasta el 1%, es decir menos de la mitad que el 2,3% que las autoridades nacionales preveían para el año entrante.

Y las agencias internacionales, como Fitch, se alejan todavía más de las perspectivas gubernamentales, ya que hace unos días redujo su previsión de crecimiento para el 2.012 del 1,6 al 0,5%, mientras que subió algo la previsión para todo el 2.011 después de admitir haberse equivocado de lleno cuando dio a conocer su pronóstico para el segundo trimestre.

El agravamiento de la crisis de la deuda soberana europea, el aumento de las tensiones en los mercados internacionales y la desaceleración en la tasa de crecimiento global no impidieron que se mantengan en general las expectativas para el presente ejercicio por el muy buen comportamiento económico del primer trimestre, cuando el PIB en España subió bastante más de lo esperado. Este trimestre compensará a fines de este año los malos resultados de los otros, en particular el estancamiento del tercer trimestre. Pero el gran problema sigue siendo el 2.012…

Con respecto al mercado laboral, el verdadero punto débil de la economía española, los expertos bajan las perspectivas tanto para este año como para el que viene. Victorio Valle, el presidente del Consejo Consultivo de Funcas, vaticinó que la ocupación caerá un 0,9% este año y en el 2.012 la variación será nula, con lo que se empeoran los datos oficiales y se llega a tasas de paro medias de 20,8% en los dos ejercicios.

La inflación terminará el año en alrededor del 2,1%, fuertemente influenciada por la caída en el consumo. En ambos ejercicios es probable que se verifique la tendencia a la desaparición del “efecto escalón” en algunos productos energéticos y en artículos como el tabaco.

Por lo demás, los expertos en el tema señalan un leve empeoramiento en la previsión del déficit, del orden del 0,1%, en los dos ejercicios, llegando hasta el 6,5 y el 4,9% del PIB respectivamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies