Las nuevas exigencias de Bruselas obligarían a recapitalizarse a la mayoría de la banca española

Para poder aprobar las nuevas pruebas de resistencia que se están estudiando poner en práctica en Bruselas, la mayoría de la banca europea en general y española en particular va a tener que realizar una significativa recapitalización.

De acuerdo a lo que están informando las principales agencias noticiosas, el BCE prevé subir del 5 al 7% el nivel mínimo de capital de máxima calidad que se les exigirá a las entidades financieras en las próximas pruebas a realizarse. Y esta subida dejaría a la mayoría del sector financiero español fuera de los parámetros de aprobación. Así es que el conjunto del sistema financiero europeo precisaría no menos de 100.000 millones de euros de recapitalización para hacer frente a las nuevas exigencias.

Bruselas pretende con estas nuevas medidas garantizar que el sistema europeo sea capaz de hacer frente con éxito a las crecientes turbulencias que se presentan día a día, evitando así una posible nueva recesión.

Con los nuevos parámetros, de las 24 entidades de España sometidas a las pruebas 17 se verían obligadas a suspender. Entre ellas están el Banco Pastor y el Popular, que por estar en proceso de fusión reduciría el número a 16.

Admitiendo las genéricas, exclusivas del Banco de España, el número de suspensos se reduce a ocho: dos Bancos, uno de ellos el Pastor, y seis de las entidades surgidas después de la reestructuración del sector, incluyendo la más grande que es Bankia (fusión de Cajamadrid y Bancaja).

En el extremo opuesto de las necesidades, y teniendo en cuenta el colchón extra que sí es válido para el supervisor español, continuarían aprobando las pruebas el Santander, BBVA, Popular y Sabadell entre los Bancos por haber pasado las anteriores pruebas con holgura, y entre las Cajas aprobarían Caixabank, Banca Cívica, BMN, Effibank, Unicaja y las Cajas Vascas.

De cualquier manera éstos son cálculos teóricos que se hicieron sin ningún ajuste de deuda soberana, por lo que el número final de entidades en suspenso podría llegar a ser bastante mayor al esperado.

Debe recordarse que las últimas pruebas de resistencia realizadas en julio pasado, en las que se suspendieron cinco entidades españolas que no debieron reforzar capital, recibieron fuertes críticas. Estos datos han quedado bastante devaluados después de la crisis del Banco francobelga Dexia, que en su momento pasó las mismas con muy buenas notas y ahora ha tenido que ser rescatado con dinero del erario público.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies