Sacyr Vallehermoso puede perder su acuerdo con Pemex

En los últimos días el Director General de la empresa mexicana Pemex, Juan José Suárez Coppel, dio a conocer un comunicado por el cual una de las principales petroleras de Latinoamérica advierte que si la empresa española Sacyr Vallehermoso no consigue reestructurar el alto nivel de deuda que presenta y pierde por lo tanto sus acciones, la paraestatal mexicana daría por terminado el acuerdo con el que iban a votar de manera conjunta en el consejo de administración de Repsol.

Asimismo Suárez Coppel destacó en ese comunicado que en el análisis económico y financiero que se llevó a cabo previo a la firma del convenio con Sacyr, quedó plenamente establecido que la empresa española iba a poder cumplir con la totalidad de sus compromisos, cosa que ahora se ve que no es posible dados los numerosos inconvenientes de la constructora para mantener su nivel de solvencia.

El Director de Pemex aclaró textualmente en el comunicado que “Si Sacyr no logra reestructurar su deuda el acuerdo desaparece y punto. Nosotros de todas maneras estamos hablando con todos los accionistas porque lo que queremos no puede ser contrario a lo que quieren todos los demás accionistas, que es aumentar el valor de la empresa”.

Debe recordarse que a fines del mes de agosto pasado Pemex anunció un acuerdo al que había llegado con la constructora de España Sacyr, cuya deuda total actual es de unos 12.000 millones de euros, para que ambas empresas votasen en conjunto en Repsol, y con posterioridad compró el 5% de las acciones disponibles hasta llegar a un 9,8%. De esta forma ambas empresas tienen ahora el 29,8% de la participación total de Repsol.

Cuando Suárez Coppel fue consultado acerca del gran revuelo que la probable cancelación de la unión ha provocado tanto en México como en España, reconoció que la noticia es algo “que se les ha escapado de las manos”, puesto que en un primer momento se buscó la confidencialidad de la misma hasta tanto se tomase una decisión definitiva.

Para el Director de Pemex, un acuerdo acerca de cómo votar en el futuro no fue tomado como un cambio en las estrategias de la empresa. La operación fue vista en función del valor total de la misma, unos 1.600 millones de dólares, por lo que el valor real de ésta se tomó como una “operación pequeña”.

Y ahora le toca al Consejo de Pemex determinar los parámetros a seguir para probables futuras compras internacionales. Sólo él podrá decidir los movimientos tanto con Sacyr como con otros eventuales socios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies