Otra vez la inflación repuntó en España en setiembre

Otra vez la recesión está en boca de todos en la mayoría de las economías europeas, la de España incluida.

En toda la Eurozona la demanda interna está en niveles de debilidad muy pocas veces vista. Y eso hace que el fantasma de la inflación se niegue a desaparecer.

Para colmo de males, el elevado precio del petróleo y otras materias primas también inciden para que la situación se complique. En el caso específico de España, de acuerdo a los datos del IPC de setiembre, también tuvo su importante influencia el repunte del precio del tabaco.

Los últimos datos del Índice de Precios al Consumidor confirman lo que había anticipado el INE quince días atrás. Durante el mes pasado, la variación anual de precios de consumo subió al 3,1%, un 0,1% más que en el mes anterior. Y así se cierra una caída de varios meses en la inflación después de haber alcanzado un pico máximo del 3,8% interanual en abril, coincidiendo con los problemas en los combustibles por las revueltas en los países del norte de África.

Todos los expertos en economía españoles coinciden en su vaticinio.

De no producirse algún hecho inesperado como una subida de impuestos o un nuevo repunte del precio del crudo por alguna nueva crisis en un país productor, la subida inflacionaria de setiembre será seguramente una excepción en la tendencia bajista que se venía registrando.

Desde hace ya unos cuantos meses, combustibles y carburantes marcan el ritmo a la hora de establecer los parámetros inflacionarios. Muestran un avance anual del 16,4%. Pero el mínimo repunte en la inflación de setiembre tiene más que ver con el alza en el precio del tabaco, que sin embargo sólo influye en un 2% en el gasto de la cesta de bienes y servicios.

Y esta subida es debida al alza de impuestos que el Gobierno aprobó a finales del año pasado (alrededor del 8%), y que las compañías trasladaron íntegramente al precio final de venta.

Después de la primavera el desplome de la demanda llevó a las tabacaleras a una pequeña guerra de precios para recuperar consumidores. Y con la demanda nuevamente estable, todo “volvió a la normalidad” en cuanto a los precios.

La perspectiva de la Eurozona es similar a la de España. Y de seguir esta tendencia el BCE deberá tomar en serio la posibilidad de bajar los tipos de interés, actualmente en el 1,5%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies