En Banesto se preparan para un 2.012 difícil por la quietud económica

De a poco empiezan a conocerse los resultados de las entidades financieras de España. Y en el caso de Banesto estos resultados han generado muchas expectativas, más de las que se podría suponer, porque son los primeros en salir a la luz y por pertenecer la entidad al grupo Santander. Es por esto que se especula en que estos resultados marcarán una tendencia acerca de cómo se presenta el panorama para todo el sistema español.

El consejero delegado de la entidad, José García Cantera, ya anticipó que esperan que el año entrante se presente “difícil” debido a que el escenario en el que se están desarrollando los acontecimientos ha cambiado bastante en los últimos meses.

Por lo pronto, y ante la posibilidad cierta de que los tipos de interés ya no van a subir sino que por el contrario bajarán, este hecho se presenta como un factor fuertemente negativo para el margen financiero. El Producto Interno Bruto (PIB) de España tampoco se espera que crezca demasiado y por lo tanto no es dable esperar una pronta recuperación del crédito, según las propias palabras de García Cantera.

Además en Banesto no creen que mejore ni siquiera en el mediano plazo el panorama del mercado inmobiliario, lo que seguramente redundará en una subida de la morosidad que obligará a requerir más provisiones.

El máximo ejecutivo de Banesto resumió la actual situación con un lacónico “el futuro es incierto”. Pero a su vez se atrevió a asegurar que, en caso de que comenzasen a normalizarse los mercados mayoristas de financiación, todo el panorama económico y financiero español mejoraría sensiblemente en un período mucho más breve del que las actuales coyunturas indican.

Es precisamente el encarecimiento de la financiación el máximo responsable de la actualidad financiera española. Entre los meses de junio y setiembre el Banco ganó un 83% menos que en el mismo lapso del año anterior. Y comparando los resultados que se obtuvieron hasta setiembre desde principios de año, la caída fue de casi el 34% tras haberse obtenido 298 millones de euros de beneficios.

Los resultados de aquí a fines de año se esperan que sean del mismo tenor que los actuales, siendo uno de los principales objetivos mantener la morosidad en torno al 4,65%, a pesar de que en promotores los impagados representan el 30,5%.

Finalmente, García Cantera aprobó las medidas que tomó el gobierno, asegurando que gracias a ellas mejoraron las perspectivas de la banca española, que ya se está viendo más fuerte en los mercados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies