Carrefour revisa otra vez a la baja sus previsiones

Carrefour, el gigantesco grupo francés de distribución minorista, volvió recientemente a revisar a la baja sus previsiones de resultados positivos para el transcurso del presente ejercicio.

Esta caída en los beneficios se espera en función del crecimiento continuo y sostenido de la incertidumbre económica que está afectando principalmente al continente europeo, de acuerdo a un comunicado de la multinacional. A pesar de estos datos, en el mismo comunicado la empresa indica que sus ventas subieron a nivel global en los nueve primeros meses del año casi un 2% hasta llegar a los 67.353 millones de euros.

Lars Olofsson, el actual presidente y consejero delegado de la empresa, señaló que, por estar frente a un entorno sobre todo regional de creciente incertidumbre y como medida preventiva, se procedió a ampliar el rango en la previsión de ingresos operativos para llevarlo hasta una caída de entre el 15 y el 20% superior a la prevista inicialmente.

Como ya se dijo, en el período enero/setiembre de este año la mayor compañía de Europa y segunda en el mundo de distribución tuvo un crecimiento del 1,9% con respecto al año anterior, pero esta mejoría se debió al impulso de los mercados emergentes de Latinoamérica y Asia y no al comportamiento de las ventas en territorio europeo.

En el caso particular de España, la compañía francesa obtuvo en los nueve primeros meses del año una cifra de negocios de casi 6.900 millones de euros, una cifra que muestra una caída del 0,6% en valores absolutos y del 1,8% en términos comparables interanuales. A nivel global y en el mismo período Carrefour facturó 22.800 millones de euros, un 0,3% más en términos absolutos y un 0,6% de incremento en la comparación con el año precedente.

Siempre hablando del mismo lapso, los hipermercados tuvieron una caída en sus ventas del 1,9%, mientras que los de menor envergadura, los supermercados, crecieron un 7,2%.

Teniendo en cuenta sólo el tercer trimestre del año, Carrefour tuvo a nivel global una caída del 0,7% en valores absolutos y un retroceso del 2% en términos comparables. Siempre el comportamiento fue sustancialmente mejor en los supermercados que en los hipermercados, es decir en las ventas a menor escala.

En España las ventas de productos alimenticios mostraron una decidida resistencia en un entorno “persistentemente difícil”, al tiempo que la venta de productos no alimentarios siguió con su tendencia de debilidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies