S&P bajó la un escalón la nota de solvencia de España

Siguen apareciendo inconvenientes en el camino de la deuda de España. Ahora la agencia Standard & Poor’s acaba de rebajar la calificación crediticia del país hace un par de días desde AA a AA-, dejándola además con perspectiva negativa por lo que puede llegar a sufrir nuevos recortes en la calificación en un futuro más o menos cercano.

S&P justificó su decisión por el débil crecimiento de la economía española, el altísimo nivel de desempleo y el gran nivel de la deuda del sector privado.

La noticia repercutió en casi todos los mercados financieros internacionales, donde la Bolsa española tuvo una muy débil performance, con una subida de la prima de riesgo española a través de los bonos del Tesoro.

Sólo se estabilizó en parte la situación cuando comenzaron a correr fuertes rumores acerca de que el Banco Central Europeo estaría dispuesto a comprar nuevamente bonos de España y también de Italia en el mercado secundario.

S&P aseguró en un comunicado que, a pesar de los signos de recuperación que registró la economía de España durante el 2.011, se pueden notar todavía perspectivas muy arriesgadas para asegurar el crecimiento del país.

Con la nueva calificación dada a la deuda española, la agencia de calificación se suma a Fitch, otra de las principales calificadoras de riesgo, que hace también unos días devaluó la calificación de España dos escalones, de AA+ a AA-. Pero debe tenerse en cuenta que este nivel representa la cuarta nota posible más alta, o sea que en cualquier caso sigue siendo una calificación alta dentro del contexto dentro del cual se está moviendo la economía de toda la Eurozona.

Para S&P España va a crecer sólo un 0,8% en este año y probablemente no llegue al 1% durante el año próximo. Estas perspectivas difieren de las calculadas en febrero, cuando ubicó el crecimiento del PIB este año en el 1,5%.

Por estos meses la desaceleración de la recuperación de la economía española tiene mucho que ver con la situación que están atravesando sus principales socios comerciales, que tampoco están pasando un buen momento económico y financiero.

De cara al futuro, S&P augura que la calificación de España puede seguir bajando en caso de que se cumplan las perspectivas más pesimistas de casi todos los analistas económicos de la región.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies