Europa pactó subir el fondo de rescate y una importante quita de la deuda griega

En la cumbre que hasta la madrugada del jueves pasado mantuvieron en Bruselas los líderes de la Eurozona se llegó a tres importantes decisiones.

La primera de ellas es una quita del 50% de la deuda de Grecia, en la cual los acreedores renuncian a parte de lo que se les adeuda, la segunda es la implementación de un fondo de rescate para los países con problemas con una capacidad operativa de un billón de euros y la tercera y última es el firme compromiso de recapitalización de toda la banca europea.

Después de negociar más de siete horas, los jefes de Estado y de Gobierno de las 17 naciones de la Eurozona llegaron a un acuerdo con la banca internacional para que ésta asuma en sus balances pérdidas del 50% en los bonos griegos, lo que representa según fuentes comunitarias alrededor de 100.000 millones de euros. Así se reduce el nivel de deuda griega al 120% de su PIB de aquí al 2.020, según los dichos de la canciller alemana Ángela Merkel.

Los líderes también alcanzaron un acuerdo para subir el fondo de rescate o Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) hasta un millón de millones de euros. Este fondo contaría con mecanismos que permitirían recaudar fondos en los países emergentes en caso de necesidad.

Así es que el presidente del FEEF, Klaus Regling, viajó en las últimas horas a China para negociar con importantes inversores su participación en el fondo de rescate. Después irá a Japón, que al igual que Rusia son dos de los principales tenedores de bonos europeos y ya expresaron su intención de ayudar a Europa para solucionar su crisis de deuda.

El tema que más inconvenientes presentó en las negociaciones fue la contribución de los Bancos para el segundo rescate a Grecia. Fue tenaz la negativa de éstos de aceptar una quita del 50% a sus inversiones en bonos griegos, pero finalmente debieron ceder ante las presiones de los líderes europeos en el sentido de que si no aceptaban perderían finalmente todas sus inversiones y no sólo el 50% de ellas.

Un tema espinoso de conciliar fue el hecho de que en julio pasado los bonos, una vez descontadas las pérdidas, eran garantizados por la Eurozona, mientras que ahora la garantía pasa a ser del propio Estado griego, bastante debilitada por estos tiempos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies