La banca española no irá a los mercados para captar los nuevos mínimos

La Autoridad Bancaria Europea (EBA) estima que la banca de España necesitará algo más de 26.000 millones de euros para cumplir con los nuevos mínimos de capital exigidos por las Comisión Europea (CE).

De esa suma el 82% corresponde a las dos mayores entidades, el Santander y el BBVA, que son quienes mejores notas sacaron en las pruebas de resistencia a la banca europea que se realizaron en julio.

Las entidades españolas ya le comunicaron a la CNMV que en principio descartan ampliar capital o recurrir a las ayudas públicas. Confían en su capacidad de generar capital de manera orgánica utilizando sus márgenes de ganancias de aquí a julio del año próximo, que es cuando acaba el plazo para cumplir con los nuevos requisitos que les impuso el Banco de España.

El propio gobierno a través de la ministra de economía Elena salgado ya dijo que el sistema español tiene la capacidad de conseguir los fondos de capitalización sin tener que recurrir a las ayudas públicas, las que de cualquier forma están allí disponibles ante cualquier contingencia.

El Banco de España ya adelantó que el monto definitivo se conocerá a mediados de noviembre, cuando se conozcan las cifras finales de capital y de exposición soberana a finales de setiembre. Pero considera que los objetivos planteados se pueden alcanzar razonablemente.

España es el segundo país detrás de Grecia en necesitar dinero para la recapitalización. Los griegos precisan de unos 30.000 millones de euros. Entre ambos acaparan el 25% del total de los requerimientos de la Eurozona. Y esto a pesar de que sólo se tuvieron en cuenta a cinco entidades de un total de 70 para todo el continente europeo.
Ahora bien, ¿de dónde saldrá ese dinero y en qué proporción le corresponde a cada una de las cinco entidades?

El Santander tiene necesidades de casi 15.000 millones de euros que una vez descontadas las convertibles pasan a 6.474 millones. El Banco ya informó a la CNMV que cumplirá los requisitos sin problemas.

El BBVA tiene una necesidad estimada en 7.000 millones de la moneda común para cumplir los requisitos. Con los ajustes pasan a ser de 5.400 millones y sus autoridades aseguran que la política del Banco cumplirá con creces con las exigencias.

Banco Popular, en medio de su fusión con Banco Pastor, precisa unos 2.360 millones de euros que saldrán de obligaciones convertibles, reducción de activos de riesgo y generación orgánica de capital.

Por último, CaixaBank y Bankia precisan 602 y 1.140 millones respectivamente que cubrirán sin necesidad de recurrir al mercado, según adelantaron sus máximas autoridades.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies