En Brasil niegan que vayan a intervenir en el fondo de rescate de la Eurozona

Guido Mantega, el ministro de Economía de Brasil, una de las principales potencias emergentes del mundo, aseguró que los países de la Unión Europea no necesitarán recursos provenientes de su país para reforzar el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), descartando así la participación de los brasileños en este fondo y generando otra vez dudas sobre las conclusiones a las que se llegó en la reciente cumbre de Bruselas.

Según Mantega, La UE “no necesita la ayuda de la economía más potente de Latinoamérica para reforzar el FEEF”, con lo que descartó cualquier desembolso de divisas para ese fin.

Así, mientras los líderes europeos cuentan con la colaboración de países como China, Rusia y Brasil para hacer frente a la más grande crisis de deuda que se haya visto, los brasileños ya dijeron que eventualmente su ayuda llegará a través de su participación en el Fondo Monetario Internacional, pero nunca del FEEF.

Por su parte otro integrante del BRICS, China, que tiene reservas por 3,2 billones de dólares, sí parece estar dispuesto a contribuir con el FEEF de acuerdo a los dichos de Tsian Iu, un alto funcionario del ministerio de Relaciones Exteriores chino, aunque sin precisar cuál sería el monto de sus inversiones en ese fondo.

Recordemos que el plan que anunciaron en Bruselas el jueves pasado los líderes europeos para superar la crisis de deuda en Europa recibió reacciones favorables de algunos de los principales socios de la Eurozona como los Estados Unidos, China, Japón y Rusia, a pesar de que algunos pusieron reservas en las decisiones a tomar oportunamente.

Los más entusiasmados con las medidas propuestas a pesar del eventual desembolso que deberán hacer son los chinos, los principales socios comerciales de la UE y sus principales proveedores.

De acuerdo a trascendidos de las últimas horas, China estaría dispuesta a ayudar al FEEF con una cantidad de dinero nunca antes prestada a ninguna otra nación o región del mundo.

Japón también mostró su indeclinable decisión de ayudar pero tampoco hizo referencia a la suma que invertiría en el FEEF.

Ya antes de la cumbre de Bruselas las autoridades japonesas se declararon dispuestas a ayudar con la ineludible condición de que los europeos se pusieran de una vez por todas de acuerdo acerca de un plan capaz de devolverle la perdida calma a los mercados internacionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies