El crédito es cada vez más caro y seguirá así todo el año

El Banco de España acaba de confirmar lo que ya todos saben y además muchos (familias y empresas) sufren en carne propia. Y es que la banca de España endureció, lo que es lo mismo que decir que recortó, las condiciones para conceder créditos en el transcurso del tercer trimestre de este año. Y también confirmó, lo que no es ninguna buena noticia, que esta tendencia continuará al menos hasta finales de este año.

Como era de esperarse, se destacan entre los préstamos que más cayeron los hipotecarios. Y aunque esto no sirva de consuelo a los muchos pretendientes a esos créditos, cabe destacarse que la banca española no se comportó en nada de manera distinta a la banca del resto de Europa.

De acuerdo a las conclusiones de la “Encuesta sobre préstamos bancarios”, la caída en la concesión de créditos está motivada principalmente por dos razones. Primero están las obvias malas perspectivas del panorama económico general. Y en segundo lugar la creciente dificultad para acceder a los mercados financieros mayoristas de financiación.

Las grandes entidades que fueron consultadas para realizar la encuesta no fueron para nada demasiado optimistas y la inmensa mayoría de ellas cree que en el transcurso del cuarto trimestre se va a mantener el cierre de estos mercados mayoristas.

Y tampoco debe olvidarse que tanto las familias como las empresas han bajado a pesar de todo sus demandas de crédito porque las condiciones del entorno son particularmente adversas y generan más desconfianza que buenas expectativas.

Es un hecho irrefutable que las solicitudes de financiación hipotecaria por parte de las familias españolas registraron entre los meses de julio y setiembre una más que notable caída que fue más intensa en territorio español que en el resto de la Eurozona por un hipotético deterioro adicional de las perspectivas de los hogares en España con respecto al mercado inmobiliario que en el resto de Europa.

Ante la escasez de créditos, los márgenes y gastos que se aplican a los pocos que se siguen solicitando continúan elevándose de acuerdo a los datos del Banco de España, al tiempo que en el caso particular de España los plazos máximos de financiamiento se recortaron “modestamente” por vez primera desde el mes de octubre del 2.009.

En cuanto a las empresas, los criterios para aprobar nuevos préstamos se mantuvieron estables pero cayó algo la oferta en cuanto a los plazos máximos y las operaciones crediticias con las empresas de mayor tamaño.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies