El presidente de México pidió prisa para evitar el contagio de Grecia

En el marco de la reunión que a finales de la semana pasada mantuvieron en Francia los presidentes y Jefes de Gobierno del G-20, el presidente de México, Felipe Calderón, instó a todos sus colegas a tomar decisiones rápidas y definitivas para resolver la actual crisis financiera al menor costo posible evitando así un “contagio” generalizado por la situación reinante en Grecia por estos días.

Calderón enfatizó que “no se puede esperar semanas o meses para hallarle una solución al problema griego, se debe actuar ahora mismo para evitar el contagio”.

Durante esta VI Cumbre de Líderes del G-20 el mandatario mexicano propuso construir una “muralla” con el fin de resguardar a las grandes economías como España o Italia, hoy en serios riesgos al igual que Grecia, aunque por ahora en menor medida. Ambas naciones enfrentan graves problemas de liquidez y falta de confianza, pero no de solvencia, a juzgar por los dichos de Calderón.

El mandatario de la segunda potencia latinoamericana planteó la posibilidad cierta de reunir una gran cantidad de recursos para poder de esta manera cortar de un solo golpe los riesgos de contagio, logrando también el restablecimiento de la confianza y la certidumbre en todos los ámbitos de la economía mundial.

Calderón opinó ante sus pares del G-20 que a su juicio una decisión audaz sería permitir que el Banco Central Europeo (BCE) se convierta en un prestamista “de última instancia”, logrando con esta meta restaurar la liquidez dudosa de las dos grandes economía de la Eurozona recién nombradas.

Y como si esto no fuese suficiente, como una segunda opción propuso que el Fondo de Estabilización Financiera Europea (FEEF), el BCE y los grandes Bancos centrales de las potencias europeas tomen las medidas necesarias para construir esa muralla que proteja sobre todo a españoles e italianos.

Hizo ver a sus pares además que los griegos tienen en la actualidad problemas serios de liquidez, credibilidad y solvencia, por lo que corren el peligro cierto de caer en default con una deuda que equivaldría a 30.000 euros por cada hombre, mujer y niño que habiten territorio griego.

Es por esto que pidió que los Bancos y acreedores sean obligados a reconocer sus acreencias con Grecia a valor de mercado y que esas instituciones sean recapitalizadas de forma obligatoria.

México será el encargado de encabezar los trabajos del G-20 en el año entrante y su presidente dejó en claro que Grecia deberá tomar la decisión de abandonar o no la Eurozona, siempre de forma ordenada y no conflictiva.

Puso como ejemplo a la Argentina, que después del 2.001 pasó varios años de zozobra y ahora su economía crece a un ritmo del 8% anual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies