Mejoró la demanda e IAG ganó casi 330 millones de euros

International Airlines Group (IAG) es la sociedad resultante de la fusión entre la española Iberia y la británica British Airways. Y en los nueve primeros meses del año, de acuerdo a informes oficiales de la compañía, obtuvo beneficios de 327 millones de euros frente a los apenas 10 millones que había logrado en el mismo período del 2.010 cuando todavía la fusión no estaba completamente concretada. Pero a pesar de estas cifras, los inversores respondieron de manera negativa ante estos resultados y las acciones de la compañía caían algo más del 4% en la Bolsa de Madrid, con lo que se colocaban entre las más bajistas del Ibex español, por estos días en verde.

En una nota que IAG remitió a la CNMV la empresa da los resultados desglosados de las ganancias, informando además que si se excluyen los 21 días de Iberia previos a la fusión, que se oficializó el 24 de enero, los beneficios se situarían en 365 millones de la moneda común.

IAG atribuye este repunte en las ganancias principalmente a la subida de la demanda, con lo que pudo hacer frente con creces a la facturación por el alza de los combustibles, que en el tercer trimestre del año fue casi un 24% superior al mismo período del ejercicio anterior. Así es que la facturación total de la compañía mejoró un 11,6% llegando a los 12.263 millones de euros.

En el detalle de los gastos y entradas, los ingresos por venta de pasajes subieron en tasa interanual un 12,3%, arrastrados por un incremento del 7,7% de la capacidad operativa de la aerolínea. La crisis de la nube de cenizas del volcán islandés y las interrupciones laborales del año pasado también influyeron en el conjunto de circunstancias que llevaron a estos resultados.

La empresa informó que, hasta setiembre de este año, había trasladado un total de 39,3 millones de pasajeros, con un coeficiente de ocupación general de los vuelos de prácticamente el 80%.

Además el hólding informó que alcanzó un principio de acuerdo con la alemana Lufthansa para comprarle su filial de vuelos “low cost” British Midland International (bmi), aunque por el momento no trascendieron los importes definitivos de la operación. El contrato de compra de bmi estará en condiciones de ser firmado en principio en las próximas semanas para que toda la operación quede finalizada en el primer trimestre del año entrante.

Por estas horas se especulaba que IAG compraría sólo los permisos de vuelo de bmi en el aeropuerto de Londres por alrededor de 300 millones de libras esterlinas, aunque la idea de Lufthansa parece ser la venta de toda la compañía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies