La prima de riesgo italiana en un nivel muy cercano al rescate

Nadie duda que dos meses para gestionar la crisis europea es ya mucho tiempo, sobre todo si se tiene en cuenta que los resultados distan mucho de estar a la vista.

Y para el premier italiano Silvio Berlusconi dos meses pueden parecer una vida, habida cuenta de las últimas semanas que le ha tocado vivir al frente del gobierno de Italia. Él pretende dejar el gobierno bajo ciertas condiciones y después de pilotar las reformas que le exige el Banco Central Europeo (BCE).

Lo cierto es que los mercados respondieron a sus condiciones con una claridad demoledora, al colocar por primera vez a Italia en zona de rescate, literalmente roja.

Sabemos que el mayor termómetro de la percepción de los mercados acerca de las cuentas públicas de un país es su prima de riesgo. Y la de Italia pasó la línea roja al rondar al mediodía del miércoles los 574 puntos básicos. Esta cifra es superior a la barrera en la cual Grecia, Irlanda y Portugal tuvieron que pedir el rescate a la Unión Europea.

Y a media tarde había bajado algo pero no lo suficiente, llegando a los 550 puntos. A tal punto la situación se tornó casi insostenible que los italianos debieron pagar intereses por los bonos negociados en los mercados secundarios de casi el 7,5%.

Aunque en menor grado, el castigo a la deuda italiana se extendió a los títulos de España, que es la otra gran economía de la Eurozona que está siendo observada con lupa por los mercados internacionales. La prima de riesgo española volvió a superar los 400 puntos básicos y el rendimiento a pagar por los bonos negociados en los mercados alcanzó el 5,7%.

Las Bolsas europeas cotizaban todas a la baja, con Milán y el Ibex español a la cabeza con pérdidas del 4% y 2,7% respectivamente.
En Italia se debió suspender a 12 de los 40 papeles que forman el selectivo italiano por lo pronunciado de su caída. Y las caídas más significativas se dieron en las acciones de las empresas relacionadas con la familia Berlusconi, como el grupo audiovisual Mediaset, que caía a la mitad de la jornada un 7,5%.

La mayor caída la registraba la estatal Loterías del Estado, gestionada por Lottomatica, con un desplome del 9,3%.

Lo concreto es que el premier Berlusconi trazó para renunciar una hoja de ruta tan confusa que lo único que logró es aumentar la desconfianza de los mercados en la economía italiana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies