¿Está España frente a una década perdida?

Cuando hace una quincena se llevó a cabo en Asunción del Paraguay la última Cumbre Iberoamericana, el presidente del gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero escuchó de sus pares latinoamericanos amables consejos acerca de cómo hicieron en la región para superar largos años de crisis y desavenencias y encontrarse ahora en una etapa de franco crecimiento a pesar de las consecuencias de la actual crisis global.

Latinoamérica volvió a crecer después de luchar por años con ajustes fiscales y asfixiantes endeudamientos. Ya quedó atrás la llamada por muchos “década perdida” que compartió con el estancamiento japonés de los años noventa y, más atrás en el tiempo, con el casi inhumano racionamiento del Reino Unido después de la Segunda Guerra Mundial.

Y este mismo calificativo le cabe perfectamente a la actual situación por la que atraviesa la economía española.

No en vano la titular del FMI Christine Lagarde ya anticipó que, a la luz de los últimos acontecimientos de la Eurozona y aledaños, “nos encontramos frente a un concreto riesgo de una década de bajo crecimiento y muy elevado desempleo”.

Según Santiago Lago, un prestigioso catedrático de Economía de la Universidad de Vigo, el enorme endeudamiento acumulado por la mayoría de las economías avanzadas ya anticipa una muy lenta recuperación de esta segunda Gran Recesión. Y no es para nada descabellado que en pocos meses se esté frente a una nueva y más grande recesión aún.

Para Lago, hay varios países que están a más de medio camino de una década perdida; no existe una institución europea que pueda asumir la deuda soberana y pasará mucho tiempo antes de que aparezca alguna.

Y para variar España otra vez queda mal parada frente a los recientes “latigazos” de la crisis. Después del recuento de daños tras la recesión del 2.009, el FMI anticipó que los españoles no recuperarían el nivel anterior a la crisis hasta el año 2.014, y con otra recesión a las puertas de Europa, es muy probable que ese preocupante pronóstico todavía se quede corto.

Lago cree que para España “La digestión de los desequilibrios provocados por la expansión de lo inmobiliario y el endeudamiento privado está siendo pesadísima”, con lo que la recuperación es más que incierta.

Otros investigadores tratan de ser más “benévolos” con las predicciones y aseguran que el único país que realmente tiene una década perdida por delante es Italia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies