El sistema financiero valenciano diezmado por el “ladrillo”

La Caixa Ontinyent, con poco más de 220 empleados, se convirtió de repente en el último bastión del sistema financiero de la comunidad de Valencia.

Y estamos hablando de una región que supo tener la tercera y la cuarta Caja de Ahorros de toda España y un Banco, como el Banco de Valencia, que en el transcurso de sus 111 años de historia fue el motor que movilizó la industria de toda la zona.

Ahora el sistema financiero valenciano se ha derrumbado. En menos de dos años todo se ha desmoronado, con el Banco de Valencia como último estandarte en caer. Dejó un agujero financiero todavía desconocido, que podría superar los 800 millones de euros, y cuya factura como siempre será pagada en gran parte por la ciudadanía.

La explicación a trazo grueso de esta debacle está dada por el dinero fácil, la injerencia política, el pésimo gobierno de las entidades y un desmedido afán de construir en cuanto agujero verde se presentase.

Desde 1.995 la comunidad es gobernada por el PP y está a las puertas de perder todas las sedes operativas de su sistema financiero. La lista es larga y podemos mencionar a Bancaja, CAM, el Banco de Valencia, y siguen las firmas…

Es así que el remanente “orgullo financiero” de la región se va a recluir en Ontinyent, una localidad con 40.000 habitantes del interior valenciano a 84 km. De la ciudad capital.

¿Y cómo se arribó a esta situación en tan poco tiempo? Pues por el crecimiento desmedido del “monocultivo” de la construcción unido a las faraónicas obras que llevó a cabo la Generalitat, como la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el ruinoso parque temático de Terra Mítica y varios otros despropósitos más. Todos estos emprendimientos aceleraron y mucho la caída de las finanzas valencianas.

Como si esto fuera poco, las entidades valencianas se transformaron en accionistas de otros proyectos que terminaron en estruendosos fracasos como el Polaris World de Murcia y otras localidades españolas.

Todas las entidades financieras de Valencia parecen haberse especializado en cometer error tras error, con la CAM y Bancaja a la cabeza.

Y como consecuencia de este fenómeno la Comunidad Valenciana es donde más cayó el precio de la vivienda en toda España, un 78% desde el año 2.007.

Sólo Ontinyent permanece hidalgamente en pie aunque nadie se atreve a asegurar por cuanto tiempo, mientras que nadie que entienda algo del tema duda de que la factura de este caos se va a notar principalmente en una cuantiosa pérdida de empleos en la región.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies