Una situación límite deberá afrontar de entrada Mariano Rajoy

En apenas un mes, Mariano Rajoy se encontrará al frente de un país en estado de máxima presión, si es que todavía no estalló para ese entonces.

Siempre antes de unas elecciones nacionales el último Consejo de Ministros acostumbra a ser un período de balance. Pero esta vez la apremiante actualidad financiera de España no permitió andar con discursos rimbombantes ni calurosas felicitaciones.

El viernes pasado Elena Salgado tuvo que salir a rebatir nuevamente la versión que ya está instalada en todos lados, y que asegura que los españoles tendrán que pedir auxilio a la Unión Europea y al FMI para poder honrar su deuda. Aseguró que “no hay ninguna petición de rescate en nuestra imaginación, está absolutamente fuera de toda consideración”.

Salgado opina que el bajo nivel de la deuda pública, un 66% del PIB hasta junio, reafirma sus declaraciones y hace que España no corra riesgos al menos de esa índole. Pero lo cierto es que el diferencial de rentabilidad con la deuda alemana rondó los 500 puntos básicos y el Tesoro debió pactar en pagar más del 7% anual para poder colocar bonos a diez años. Esos ya son límites fronterizos que rozan los que traspasaron Grecia, Irlanda y Portugal cuando debieron ser rescatados.

Muchos se preguntan si hay algún modo de que el nuevo gobierno electo pueda tomar medidas aún antes de lo que establecen los plazos constitucionales.

José Luis Martínez Campusano, estratega financiero del Citigroup en España, opina que “por muchos ajustes que se hagan, lo prioritario es resolver la crisis de la deuda soberana, lograr mayor consenso en Europa. Las medidas que se adopten pueden ser correctas, pero lo más importante es tener capacidad para convencer a nuestros socios europeos de que afronten de una vez la crisis”.

Ya el PSOE había dicho en su campaña electoral a través de Felipe González que la economía española podría salir perfectamente de la crisis si no es ahogada financieramente por una mala política europea.

Y el candidato ahora devenido perdedor a la presidencia Alfredo Pérez Rubalcaba reclamó insistentemente a la Unión Europea para que permita aflojar el ritmo del ajuste fiscal y se pueda desarrollar un plan de inversiones para compensar el recorte del gasto público en varios países de la región.

Lo cierto es que ahora Rajoy deberá enfrentar problemas de varios frentes que no harán nada fácil sus primeros meses (o años…) de gobierno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies