Varias organizaciones y fundaciones pronostican que el PIB español caerá en 2012

Los analistas especializados de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) dieron el lunes de esta semana un giro importante en su pronóstico para la economía de España para el año próximo.

Hace no más de dos meses anticipaban que la economía española iba a crecer aunque sólo fuese un poco, alrededor del 1%, pero ahora se hacen apuestas a que se va a producir otra recesión ya que el PIB español caería el año entrante un 0,5%.

Y la razón de este cambio drástico en los pronósticos se debe principalmente al incumplimiento de anteriores previsiones, la agudización de la crisis de deuda soberana en toda Europa y la coyuntura económica global en general.

Estamos frente a un panorama muy parecido al que se presentó después del estallido de la crisis financiera en el otoño del 2.008, y los pronósticos de los expertos privados y de la inmensa mayoría de los organismos internacionales se están volviendo cada vez más pesimistas. La inminencia de otra recesión a gran escala como la que se produjo en aquel momento explica estos cambios de parecer tan drásticos de los organismos de previsión financiera.

Una semana atrás, Analistas Financieros Internacionales (AFI) ya había anticipado una brusca revisión a la baja de su previsión de crecimiento económico para España en el 2.012, pasando del 0,9% directamente al 0%. Este informe ya hablaba de la posibilidad de una recesión que ahora los analistas de Funcas dan por segura y que se extendería hasta bien entrado el año que viene.

La banca internacional tampoco se queda atrás en cuanto a los pronósticos desalentadores para la economía española. Ya a principios del otoño Goldman Sachs, Citigroup y UBS aseguraban en sus informes sobre los países europeos que muy posiblemente España volviese a los números rojos, y la semana pasada los analistas del Bank of America hablaban de una caída del PIB español durante el 2.012 no inferior al 1%.

La desconfianza hacia los títulos de la deuda pública española va en aumento y esto se traduce en un lógico endurecimiento de las condiciones financieras para los Bancos, familias y empresas del país. Y para peor, a la restricción del crédito se le suma la caída en la demanda interna por el alto endeudamiento privado y los severos planes de ajuste de gastos que deberán poner en marcha a la brevedad todos los estamentos estatales españoles, tanto a nivel nacional como de las autonomías.

Por último, los distintos informes hablan todos de una tasa de paro a futuro en ningún caso inferior al 23%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies