Ahora Latinoamérica es el modelo a seguir en economía por los europeos

A pesar de los innumerables avatares que ha pasado a lo largo de su relativamente corta historia, ahora Latinoamérica, el “nuevo continente”, se convirtió en un referente para los países de la Unión Europea en lo que concierne al camino que habría que seguir para hacer frente a la actual crisis que afecta a toda Europa.

En la última década América Latina pasó de ser el acostumbrado epicentro de cuanta recesión se produjese en la que se dio en llamar la “década perdida” a ser el eje del crecimiento económico de los próximos años a nivel global. Los latinoamericanos aprendieron las lecciones de la última crisis y estas lecciones deberían ser ahora asimiladas por la UE.

Desde siempre las “enseñanzas” sobre economía y cómo desenvolverse con soltura y utilidad en materia económica llevaban la dirección del viejo al nuevo continente. Como ejemplo basta recordar que en el año 2.001 Argentina colapsaba por una crisis interna que hasta provocó la caída de un presidente, y ahora son Italia y España las naciones del “primer mundo” que se están asomando peligrosamente al precipicio.

Según Jim Hagemann Snabe, el CEO de SAP, el orden mundial está cambiando de una forma que todavía no está demasiado claro si será o no irreversible. Se nota un fuerte crecimiento en Latinoamérica y Asia y en contraposición en Europa y los Estados Unidos hay una gran incertidumbre de cara al futuro.

Ahora los latinoamericanos, que recuerdan con amargura a los “engreídos europeos” que los trataban con aire de superioridad, ven como la UE enfrenta la peor recesión desde la II Guerra Mundial mientras ellos se alzan como una de las regiones más promisorias del planeta junto con Asia.

No en vano Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil, una de las potencias emergentes del mundo, afirma con convicción que hoy en día son los países emergentes los que están sustentando el crecimiento de la economía mundial.

Todos los expertos coinciden en que ésta no es una coyuntura del momento. Hay un cambio global de importancia: el crecimiento futuro estará en Latinoamérica y Asia, y entonces tanto los Estados Unidos como Europa deberán rápidamente implementar los mecanismos para ser más productivos e innovadores para no quedarse atrás.

La ya mencionada Rousseff, Cristina Fernández, Juan Manuel Santos, Sebastián Piñera, Felipe Calderón y algunos otros forman una nueva camada de presidentes latinoamericanos dispuestos a hacer valer los derechos de la región en estas épocas de crisis y a hacer resurgir definitivamente a sus países aprovechando la inestimable ayuda que para sus administraciones supone la enorme cantidad de materias primas que sus naciones pueden bridarles al resto del mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies