A cinco días de las elecciones el Ibex cayó casi un 7%

El viernes pasado Italia obtuvo un muy mal resultado en una subasta de su deuda a seis meses y dos años, y este hecho volvió a reavivar las dudas sobre el futuro del euro a apenas una semana de las elecciones en España, dicho sea de paso una semana como para olvidar definitivamente en los mercados europeos.

Así es que las principales Bolsas europeas tuvieron a fines de esa semana fuertes caídas en casi todos los casos. Sólo la noticia revelada por algunas agencias noticiosas de que se estaría evaluando eliminar la incorporación obligatoria del sector privado en el Fondo de Rescate pudo frenar aunque sea en parte las caídas, pero de cualquier forma no fue suficiente como para que por ejemplo el Ibex español cerrara la fatídica semana postelectoral con una caída del 6,67%.

Al cierre de la sesión el selectivo español pudo remontar un 0,54% con lo este lunes abrió en 7.763 puntos, aunque en cierto momento tocó fondo en 7.604 puntos, un nivel al que el principal índice de la Bolsa española no bajaba desde marzo del 2.009, cuando los españoles estaban en medio de la peor fase de la Gran Recesión.

Como dijimos, la pérdida en la semana anterior alcanza el 6,67%, y desde enero trepa al 22%, por lo que es probable que esta semana vuelva a coquetear con sus mínimos anuales históricos.

El resto de los parqués de referencia se comportaron con subas aunque pequeñas y dispares. París y Fráncfort subieron respectivamente 1,23 y 1,19%. Milán tuvo una subida de apenas 0,12%, y en los Estados Unidos el Dow Jones subía un exiguo 0,18% al momento del cierre de las sesiones europeas.

El fracaso de la subasta italiana hizo que el euro reaccionara aumentando su deterioro frente al dólar, llevándolo a 1,32 unidades del billete estadounidense frente al 1,33 anteriores, y quedando así en el valor mínimo de todo el mes de noviembre.

La que no tuvo cambios de tendencia fue la deuda europea. Las dudas de los inversores siguen intactas y por ejemplo el Tesoro italiano tuvo que duplicar la rentabilidad de sus bonos con vencimiento en abril para poder colocarlos.

Para España, el agravamiento de las dudas prorrogó las ventas sobre todos los tramos de la deuda española, haciendo que se paguen tipos de interés récords para los bonos a dos, tres y cinco años en el mercado secundario. Y eso pese a que el BCE sigue comprando bonos españoles para tratar que se disparen todavía más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies