5,6 millones de pensionistas perderán  este año casi 3% de poder adquisitivo

No es novedad para nadie que, al cierre del tercer trimestre, tanto la economía de España como la de la Eurozona en general está bordeando casi inexorablemente una nueva recesión.

Esta es la previsión y los datos reales de la inmensa mayoría de los organismos internacionales. Y de acuerdo a lo que publicó hace apenas unas horas el Instituto Nacional de Estadísticas de España (INE) a través de su presidente Jaume García Villar, el IPC frenó nuevamente su ritmo de avance en noviembre hasta llegar al 2,9% frente al mismo mes del 2.010.

Como el dato de noviembre es el que se utiliza para actualizar las pensiones, ya se sabe que la pérdida de poder adquisitivo de los 5,6 millones de pensionistas que este año no verán actualizadas sus prestaciones por el congelamiento de las mismas será del 2,9%.

En el sentido contrario, como esta medida que se aprobó para reducir el déficit no va a afectar a los beneficiarios de pensiones mínimas o no contributivas, el Gobierno deberá gastar algo más de 855 millones de euros para corregir el desvío en el IPC que se registró a lo largo de todo el año en curso.

Estas prestaciones ya subieron un 1% en enero pasado de acuerdo a los objetivos de inflación del Gobierno, pero esta cifra se vio superada en 1,9% por la real evolución de os precios a lo largo del año, más exactamente entre noviembre del 2.010 y noviembre de este año.

La compensación, de acuerdo a lo que dijo el Ministerio de Trabajo, se abonará en una paga en el mes de enero próximo que supondrá un desembolso para las arcas del Estado de casi 442 millones de euros. Esta cifra se consolidará en su nómina del próximo ejercicio, lo que significará otros 414 millones de la moneda común.

Con la baja de la tasa de inflación interanual en noviembre, un dato que deberá ser confirmado el próximo 14 de diciembre, el ritmo de subida de los precios ya acumula el tercer mes consecutivo a la baja.

Las caídas registradas en estos períodos fueron mínimas, de apenas un 0,1% mensual, si se las compara con el grave estancamiento que sigue sufriendo la economía española.

Mirando hacia atrás, este 2,9% supone el dato más bajo desde noviembre del año pasado, y de acuerdo a las explicaciones del INE la caída es consecuencia esencialmente de la bajada de los precios de los medicamentos y otros insumos de la industria farmacéutica así como del comportamiento del valor de los carburantes y lubricantes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies