La OCDE insiste en la recesión de la Eurozona y los riesgos de la ruptura del euro

La OCDE a través de su presidente Ángel Gurría advirtió por estas horas que, si no se toman medidas políticas “contundentes” que logren atajar y parar la crisis de la Eurozona, las consecuencias de esta situación pueden llegar a ser gravísimas para la economía mundial en su conjunto.

El informe dado a conocer el lunes ya da como un hecho consumado que los 17 países europeos que forman la zona euro están en pleno proceso de recesión, previéndose una caída del 1% en el cuarto trimestre y del 0,4% en el primer trimestre del año próximo.

Además “avisa” a los países miembros de la OCDE que si los políticos europeos no actúan con rapidez y decisión, toda la región debe estar preparada “para lo peor”, es decir un escenario de “sálvese quien pueda” que podría romper la unión monetaria y producir la quiebra de varios países en forma desordenada y caótica.

Todo esto llevado a una situación extrema, aunque el organismo la ve poco probable, provocaría la ruptura del euro y la entrada de todo el planeta en una depresión sin precedentes.

La OCDE también revisó a la baja las previsiones anteriores para todos los países que forman el club de las economías desarrolladas.

Anteriormente se esperaba un avance grupal del PIB de entre el 2,3 y el 2,8%. Ahora las estimaciones de máxima apenas llegan a un 1,7%.

El informe advierte claramente que si Europa quiere evitar un “desastre” y una subida del paro mayor a la que ya se disparó en varios países, debe aprobar cuanto antes un paquete de medidas políticas eficaces de reforma.

Entre ellas un incremento rápido y creíble del FEEF y un mayor y mejor uso de los recursos con que cuenta el BCE, aún en contra de lo que hasta ahora ha venido defendiendo a ultranza la canciller de Alemania Ángela Merkel.

Esa negativa de Merkel a la intervención masiva del BCE no hace sino empeorar la situación de países que, como España o Italia, perdieron la confianza de los mercados internacionales y debieron hasta triplicar en los últimos meses los tipos de interés para poder colocar los bonos de sus deudas.

Pero la OCDE no pierde tampoco oportunidad de exigir a estas naciones que hagan mayores esfuerzos fiscales para sanear sus maltratadas cuentas públicas y aprueben profundas reformas estructurales sobre todo en sus mercados laborales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies