La UE intentará salvar al euro con ayuda del FMI

Los ministros de Economía de las 17 naciones de la Eurozona se pusieron de acuerdo el martes pasado en recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para que éste refuerce el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), que en estos difíciles momentos es el encargado de sostener a la moneda única europea.

Por estos días el FEEF no resulta suficiente como para sostener al euro y su credibilidad está en franco deterioro. Ya en diciembre va a acudir a los mercados a corto plazo para conseguir capital. Y si hace un mes la capacidad “de tiro” del FEEF se estimaba en un billón de euros, por estas horas nadie se atreve a calcular esa capacidad. Jean Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, sostuvo que es muy probable que esa capacidad sea menor a la calculada en su momento.

Lo concreto es que la crisis está avanzando a pasos más rápidos que las medidas tomadas para detenerla. El caso de los tipos de interés que debió pagar Italia para financiar su deuda es un claro ejemplo de esta alocada carrera que parece tener un ganador lamentablemente indiscutible: una nueva recesión.
Es así que los ministros acordaron que el FEEF recurra rápidamente al FMI en busca de dinero para salvar ahora las grandes economías europeas.

El objetivo simbólico del famoso billón de euros para el FEEF era garantizar un cortafuegos para evitar un contagio masivo, pero al parecer esa cifra ya no es suficiente. Las condiciones del mercado cambian constantemente y no precisamente para aliviar las tensiones. La incertidumbre en la zona euro es cada vez mayor.

España ya anunció a través de Elena Salgado que la deuda española no va a ser avalada por el Fondo, ya que se manifestó partidaria de que todos los países salgan adelante por sus propios medios, como es el caso español.

Jan Kees de Jager, el ministro de finanzas holandés, apuntó en sus declaraciones a una mayor participación del FMI a pesar de enfatizar que “no es cuestión de dinero sino de austeridad y de aplicar las reformas económicas necesarias en todos los casos. Sólo así no volveremos a vernos en la misma situación en el futuro”.

Lo concreto es que los jefes de Estado y Gobierno van a discutir en el Consejo del próximo 9 de diciembre la reforma del Tratado de Lisboa y la toma de medidas “muy fuertes”.

Una buena noticia para los ministros fue haber aprobado la liberación pendiente de los 8.000 millones de euros para Grecia, algo que se venía extendiendo en el tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies