La prima de riesgo española se redujo un tercio tras las elecciones

El primer día de diciembre el Tesoro de España tuvo una muy alta demanda por los bonos a colocar y pudo cumplir con el objetivo máximo después de un par de intentos anteriores en los que casi llegó a cumplirlos pero le faltó un poco.

Después de que el 17 de noviembre se alcanzara su cota más alta desde la creación del euro, llegando casi a los 500 puntos básicos, el sobreprecio exigido a los bonos españoles frente a los alemanes se redujo en un tercio, con un recorte equivalente a los 150 puntos básicos. Y este recorte tomó todavía más fuerza después de la intervención decretada el miércoles por los seis principales Bancos Centrales en el mercado de dinero.

De cualquier forma José Carlos Diez, el economista jefe de AFI, relativizó el hecho afirmando que lo que se hizo fue “apagar el incendio con un cubo de agua”.

Pero lo cierto es que gracias a este renovado apetito de los inversores por la deuda española, el diferencial de los bonos bajó más que significativamente y entró en cifras “razonables”, mostrando así una creciente confianza en las finanzas del país.

Diez asegura que estos movimientos hacen pensar a los inversores que se producirán más cambios en un futuro cercano para intentar superar cuanto antes la crisis.

Así es que hacia mediados de semana se produjo una importante mejora tanto en el caso de la deuda española como en los demás países que se encuentran “bajo sospecha”. Gracias a la buena acogida de las subastas de España y Francia la rentabilidad exigida a los bonos del Tesoro pudo bajar de la temida barrera psicológica del 6%, ubicándose en el 5,79%.

El Tesoro español colocó 1.200 millones de euros a tres años a un tipo del 5,203%, recordando que en octubre por esos mismos bonos le bastó con ofrecer 3,66%.

Una rentabilidad superior a la que debió ofrecer ahora recién se recuerda en el año 2.000, cuando llegó a pagarse 5,42%. Y con los bonos que vencerán en el 2.016 se emitieron un total de 1.150 millones de la moneda común a un tipo del 5,56%, el más alto desde 1.997 y 0,73% más que hace dos meses.

La demanda fue muy alta y demuestra que, a pesar de la creciente incertidumbre sobre el futuro del conjunto de la Eurozona, los inversores siguen confiando en España.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies