El paro en España pone a la Seguridad Social en serios problemas

No hay forma de discutir que el paro en España se encuentra en niveles históricos nunca antes vistos en el país. Y el grave deterioro del mercado laboral está poniendo contra las cuerdas al último resabio de la bonanza económica española de otrora, el superávit de la Seguridad Social.

Hace un par de días el Gobierno “abrió el paraguas” y advirtió que el sistema público puede caer en situación de déficit por primera vez desde el año 1.998, a pesar de que las previsiones hechas en su momento hablaban de un superávit del 0,4% para este año.

Pero la fuerte e “inesperada” destrucción de empleo registrada en el mes de noviembre, con una caída de casi 112.000 afiliados con respecto al mes anterior, obligó al secretario de Estado de Seguridad Social Octavio Granados a admitir sus dudas acerca de si el excedente se va a mantener al final del presente ejercicio.

Ésta es la segunda destrucción de empleos más grande en cantidad para un mes de noviembre desde el comienzo de la crisis económica global, y muestra el lado más amargo y preocupante del deterioro del empleo en España.

La cantidad de puestos de trabajo que se eliminaron en el anteúltimo mes del año desencajó por completo las previsiones gubernamentales. Los gastos del sistema se siguen ajustando a lo previsto, pero los ingresos, que provienen principalmente de las cotizaciones de los empleados, han caído de manera estrepitosa. Esto mantiene la incógnita acerca del resultado final de las cuentas al cierre del presente ejercicio.

Si los temores no son infundados y se confirman, sería la primera vez desde finales de la década del noventa que el saldo entre ingresos y gastos en el sistema español de pensiones da un resultado negativo.

Pero si se tienen en cuenta los criterios europeos, ya la Seguridad Social incurrió en déficit el año pasado porque la contabilidad nacional exige imputar al sistema público las cuentas generadas por el desempleo.

Y ese déficit de ninguna manera pudo ser neutralizado por el “raquítico” superávit del sistema de pensiones. Este año, con los nuevos y graves retrocesos en el empleo, la amenaza de déficit casi confirmada es mucho mayor.

Granados intentó minimizar la situación diciendo que en caso de haber un déficit “de unos cientos de millones” al final del año éste se puede financiar sobradamente con el superávit de los años anteriores, un dinero que nadie sabe dónde está a ciencia cierta…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies