La brecha entre ricos y pobres, en su punto máximo en tres décadas

La época de bonanza vivida hasta hace unos años dejó entre otras cosas una brecha entre ricos y pobres, representados quizás por las grandes potencias y los países emergentes, que es la más grande de los últimos treinta años.

Esta brecha se hizo muy ostensible en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a causa principalmente de la diferencia cada vez mayor en los salarios, que representan el 75% de los ingresos de un hogar tipo.

Todas estas conclusiones fueron dadas a conocer por la OCDE en un informe con datos del año 2.008, es decir previos a la gran crisis económica global.

Lo cierto es que en promedio el 10% más rico de la población de los países pertenecientes a la OCDE gana 9,6 veces más que el 10% más pobre de esas mismas naciones.

Para Ángel Gurría, el secretario general de la organización multilateral, el contrato social se está deshaciendo paulatinamente en muchos países. La clase media sufre las consecuencias de una crisis de la que no fueron responsables mientras los más ricos parecen resultar “perdonados” de esta crisis al menos en los papeles.

El restablecimiento de la justicia social es un punto ineludible y urgente para que vuelva la confianza perdida por amplios sectores de la sociedad mundial.

Y en España la comparación no resulta para nada satisfactoria. En el 2.008 el ingreso medio del 10% de la población con mejores salarios era casi 12 veces mayor al ingreso medio del 10% con salarios más bajos.

La distancia en realidad se redujo si se la compara con la España de la década del ochenta, pero en los últimos tres años volvió a acrecentarse de manera alarmante.

El año pasado la desigualdad trepó al nivel más alto desde 1.995 y sólo Lituania, Letonia y Rumania superaban a España en disparidad de rentas.

Las palmas en cuanto a la desigualdad se la llevan países como México y Chile, con diferencias de 26 y 27 veces respectivamente.

Y observando la situación por fuera de la OCDE, el floreciente y “de moda” Brasil presenta un panorama donde los más pudientes ganan 50 veces más que el sector más pobre de la población.

Europa, en el medio de una ola de recortes para tratar de paliar la crisis, deberá cuidarse mucho de que la brecha de ingresos no llegue a un punto tal que genere conflictos sociales de muy difícil resolución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies