El presidente del Sabadell habló acerca de la CAM

Josep Oliu, el presidente del Banco Sabadell, aseguró textualmente en rueda de prensa que “la CAM no tenía futuro” y “no se sabía dónde podía terminar”. Así analizó en pocas palabras la venta del negocio financiero de la Caja al Banco catalán por el valor simbólico de un euro.

Oliú dijo que esta operación es de una gran trascendencia tanto para el Banco como para todo el sistema bancario español porque se esta forma se contribuye a la reducción del riesgo sistémico de todo el andamiaje financiero de España por contribuir al proceso de reestructuración bancaria.

Jaime Guardiola, el consejero delegado del Banco, adelantó por su lado que van a cerrarse una 300 de las 939 oficinas del Banco CAM, que es la entidad que se encarga del negocio financiero de la Caja del Mediterréneo.

Pero el cierre de casi un tercio de las oficinas del Banco traerá sin dudas aparejado una cantidad de despidos que no fueron especificados por ninguno de los dos directivos. Ambos dijeron a los periodistas que hicieran sus propios cálculos, algo bastante inusual, y de esos cálculos se desprendería la entrada en paro de no menos de 1.800 empleados.

La idea es fusionar las plantillas mediante bajas incentivadas que no se sabe si serán prejubilaciones, pero se dialogará con los sindicatos para que todo este proceso sea lo menos traumático posible.

Ahora el proceso de compra está esperando la autorización del Ministerio de Economía, de las autoridades de la Competencia y de otros organismos como la CNMV. Oliú espera poder cerrar toda la operación antes de finales de marzo, mientras que la integración total de ambas entidades debería estar culminada antes de que termine el 2.012. Sus palabras textuales fueron que “un día de diciembre como hoy, dentro de un año, queremos que haya finalizado el proceso. Y si puede ser antes, pues mucho mejor”.

Oliú también dijo que las cuotas participativas de la CAM que siguen cotizando en Bolsa “no tienen valor económico” porque el acuerdo de adjudicación no las tiene en cuenta. “Su futuro va a depender de los que España y Bruselas decidan. Son ajenas a la adquisición y ni siquiera sabemos a ciencia cierta cuántas son”.

Y lo mismo ocurre con la obra social de la CAM, a pesar de que sus cuotas siguen subiendo en el parqué.

Para Oliú deberá ser el regulador quien tome la decisión final sobre su futuro dentro de no mucho tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies