Otra vez la prima de riesgo española al alza

Después del leve y breve respiro que dieron los acuerdos de la cumbre de Bruselas de fines de la semana pasada, los inversores volvieron a actuar con renovada fuerza vendiendo los bonos de la deuda de los socios de la Eurozona bajo presión.

Esta cumbre sobre la que se habían centrado tantas expectativas terminó con un paso adelante con respecto a la unión fiscal, un paso atrás en cuanto a las relaciones con el Reino Unido y sin soluciones a la vista con la incertidumbre relativa a la solución de la crisis fiscal, que depende de lo que decida a partir de ahora el Banco Central Europeo (BCE).

Todos miran de reojo al presidente del BCE, Mario Draghi, esperando su decisión sobre la compra masiva o no de deuda pública de los países en riesgo, lo que pondría al menos en el corto plazo fin al acoso sobre esas naciones.

Lo concreto por ahora es que el sobreprecio que se exige a los bonos de España a diez años frente a sus pares alemanes volvió a subir más 42 puntos básicos frente a las jornadas anteriores y se colocó nuevamente por encima de los 400 puntos básicos, más exactamente en 401 puntos básicos.

El viernes pasado habían rozado los 397 puntos pero el optimismo sobre un acuerdo en Bruselas calmó los ánimos y las compras regresaron a los mercados. Duró poco el optimismo…

Parece estar claro que el instituto emisor, que se alineó con la posición de Alemania, va a tomarse todo el tiempo necesario antes de aumentar su programa de ayuda a los países con problemas de financiación.

Todo indica que la decisión final acerca de la lucha contra la crisis sigue en manos de los políticos y no de los economistas.

La reunión cumbre del viernes pasado dejó muchos puntos oscuros.

Entre ellos que el acuerdo debe ratificarse entre los 26 países firmantes y que faltan sólo diez días para confirmar el préstamo de 200.000 millones de euros al FMI para que éste a su vez acuda en ayuda de los estados en problemas. Todavía hay tiempo suficiente, tal como vienen barajadas las cartas, para que aparezca algún disgusto de último momento que deje a todos con la boca abierta…

Por esto es que los inversores han optado por ser más prudentes que de costumbre y esperarán todo el tiempo que sea necesario para tomar decisiones de fondo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies