Sindicatos y políticos, contra el despido de funcionarios públicos propuesto por la CEOE

Definitivamente la semana que acaba de terminar no ha sido de las mejores para el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) con respecto a sus declaraciones.

Es que Juan Rosell, que de él se trata, hizo dos declaraciones con mucho énfasis que sólo tuvieron como repercusión una catarata de fuertes críticas de casi todos los sectores de la sociedad de España.

En primer término el titular de la CEOE “sugirió” la necesidad de crear puestos de trabajo con una remuneración de 400 euros al mes, como una forma de combatir el altísimo nivel del paro que afecta a los españoles.

Esta declaración no causó ninguna gracia en muchos sectores, y tras cartón, el miércoles de la semana pasada Rosell declaró que a su juicio en España “sobraban muchos funcionarios públicos” por lo que había que realizar modificaciones para permitir su despido al igual que en el sector privado.

No pasaron muchas horas hasta que representantes de los sindicatos y varios políticos se lanzaron en masa contra la idea de la patronal.

Desde el PSOE calificaron la medida como “excesivamente radical”. CC OO le salió al cruce aduciendo que con esta idea sólo se conseguiría más destrucción de empleo. Y la Junta de Castilla y León, que está gobernada por el PP, aseguró que Rosell “no tiene ninguna razón”.

UGT, por su parte, decidió resaltar en un comunicado la temporalidad actual en el sector público, que en estos momentos ronda el 24% de la plantilla.

La central obrera que dirige Cándido Méndez explicó y denunció textualmente que “existe un discurso que intenta desprestigiar a los empleados públicos, afirmando que son muchos, trabajan poco, no son productivos y tienen un estatus privilegiado por contar con un empleo estable”, en una clara queja a la idea de Rosell.

Por su parte Ignacio Fernández Toxo, el líder de CC OO, destacó que el porcentaje de funcionarios públicos por cada 1.000 habitantes en España sólo es superior al de Irlanda, Portugal y Grecia, es decir los tres países que ya fueron rescatados financieramente por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

A su vez el sindicato de funcionarios CSI-CSIF emitió un comunicado en el que afirma que la propuesta de la CEOE carece por completo de fundamento y no tiene injerencia en los verdaderos problemas que deben ser solucionados para salir de la crisis.

Sólo CiU tuvo una respuesta más serena pero igual de contundente, al decir que la idea es descabellada porque simplemente “legalmente no es posible”, aunque se mostró partidaria de abrir un debate más amplio sobre el futuro de la función pública.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies