CiU no votó a favor de Rajoy por falta de compromisos con Cataluña

Converegència i Unió (CiU) votó en forma negativa a la investidura de Mariano Rajoy en el Congreso por “su falta de compromiso con Cataluña” en temas de importancia como por ejemplo el pacto fiscal, el famoso corredor mediterráneo o el pago de casi 760 millones de euros de la disposición adicional del Estatuto.

Así es que Josep Antoni Duran Lleida, el portavoz del CiU en el Congreso de España, anunció ayer poco antes de la votación su decisión vía Twitter después de que según dijese “Rajoy les decepcionara en el debate”. Entonces “por coherencia” decidieron votar negativamente.

Agregó después Duran Lleida en un comunicado que les hubiera gustado mucho abstenerse, pero pareció que Rajoy los obligaba a votar en forma negativa por no desear su voto.

Antes del debate, la cúpula de CiU parecía inclinarse por la abstención ya que comparten buena parte de la política económica del PP y porque además de ello son socios en Cataluña.

Los nacionalistas esperaban alguna señal de Rajoy para justificar su abstención, pero esa señal el parecer nunca llegó. El futuro jefe del Gobierno español contestó con inusitada frialdad a todas las propuestas del CiU, especialmente las económicas.

Incluso Rajoy dijo que “estudiará si corresponde” un reclamo histórico de Cataluña: el pago de 2.200 millones de euros reclamados por el fondo de competitividad y la disposición adicional tercera.

Ni qué decir que los diputados de CiU quedaron estupefactos cuando escucharon a Rajoy decir que el corredor mediterráneo no era el partidario.

Cuando Durán le pidió que se jugara y dijera si estaba o no a favor del mentado corredor, Rajoy no solamente no le contestó sino que pocos minutos después y a instancia de un diputado del CHA aseguró que era partidario del Corredor Central.

Así fue que los diputados del CiU quedaron sin margen de maniobras y Durán debió adelantar su voto negativo. Alegó que habían ganado en Cataluña gracias al pacto fiscal y ahora no era momento de cambiar.

Lo cierto es que el rechazo a la investidura marcará un hito entre las dos formaciones en la región catalana. CiU gobierna en minoría en la Generalitat y en el Parlamento catalán tiene al PP como socio preferente. Pero nadie se atreve a pronosticar cómo serán los tiempos por venir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies