Aseguran que algunos grandes Bancos internacionales ya se preparan para el fin del euro

De acuerdo a lo que afirmó el prestigioso “The Wall Street Journal” en su edición del 24 de este mes, algunas de las más grandes entidades bancarias del mundo ya se habrían contactado con la empresa Swift, que centraliza la mayor parte de las transacciones financieras mundiales, pidiéndole apoyo tecnológico y códigos de divisas para preparar sistemas de urgencia.

Estas entidades ya se anticipan a lo que sucedería si algún país saliese de la Eurozona o si inclusive se desmantelara por completo el sistema vigente de la moneda única para la región. Así es que quieren asegurar sus transacciones internacionales y por eso intentan prepararse para el eventual cambio a las antiguas monedas nacionales europeas.

De la cumbre europea de principios de diciembre se desprendió el preacuerdo para reformar la gestión económica de las 17 naciones que forman la zona euro. Se concluyó en subir las sanciones a los países que no controlen sus cuentas públicas y lograr que estas sanciones fuesen de ahora en más automáticas. Todo esto a pesar de que la región ya entró técnicamente en recesión y se enfrenta a un 2.012 con una caída económica aún mayor.

Pero de soluciones a corto plazo para enfrentar la actual crisis, ni hablar. Por ahora la intervención del BCE es sólo en los papeles aunque se espera la inyección de medio billón de euros al sistema financiero europeo. Entonces el temor de que algún país se salga del euro, como es de esperarse en el caso de Grecia por ejemplo, sigue plenamente vigente.

Siempre de acuerdo al periódico estadounidense, dos grandes Bancos se estarían preparando “para lo peor”, y se habrían contactado con Swift, la empresa con sede en las afueras de Bruselas, para hacer los grandes ajustes necesarios en caso de una “hecatombe” en la Eurozona.

Los grandes responsables políticos de la situación negaron esta versión por considerarla “totalmente innecesaria”, y ningún gran Banco ha reconocido estar llevando a cabo estos preparativos. Pero el río ya comenzó a sonar y entonces los temores sobre la ruptura del euro se acrecientan.

Las que algunos creen inminentes corridas bancarias dificultarían todavía más el ya muy limitado acceso de la banca a la financiación internacional.

Los malos pronósticos y vaticinios se encadenan unos a otros y, ciertos o no, no hacen sino complicar más un panorama que de por sí ya es casi totalmente negro…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies