Con el euro los salarios subieron mucho menos que la cesta de compras

En estos últimos tiempos en los que todo el mundo pone en dudas lo que se refiera a la moneda común europea, el euro, las cifras oficiales de España no hacen sino confirmar una percepción de los ciudadanos que viene desde hace bastante tiempo. Y es que la entrada de los españoles a la Eurozona provocó un alza generalizada de los precios que superó en mucho a la evolución de los salarios en el mismo lapso.

A casi una década de la desaparición de la peseta, un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que se basa en datos del Instituto Nacional de Estadísticas dice que en esos diez años los salarios subieron un 14%, mientras que los precios en general se dispararon muy por encima de esa cifra. Los alimentos subieron un 48%, la vivienda un 66% y el transporte entre un 45 y un 58%.

Para la OCU la prueba más fehaciente de este desfasaje entre salarios promedio y el encarecimiento de la vida es la comparación a través del tiempo de la cesta de compras de los españoles.

En abril del año 2.001esta cesta costaba 4.600 euros anuales. Y en mayo del 2.011esta misma cesta tenía un costo de 6.800 euros al año, o sea un 48% más cara que una década atrás. Estos datos están basados en los estudios “de campo” que hace la OCU una vez al año en supermercados de toda España con los productos alimenticios que necesita una familia tipo para estar correctamente nutrida.

La escasa revalorización que tuvieron los salarios tampoco puede justificarse por el encarecimiento general de precios, porque el índice de precios al consumo, es decir el IPC, tuvo entre 2.002 y 2.011 una variación acumulada del 32%.

Hay varios puntos que merecen destacarse en este estudio. Uno de ellos es el encarecimiento que experimentaron algunos productos básicos en el período tomado para el mismo. El pan se revalorizó un 85%, los huevos un 114%, las patatas un 116%, la leche un 48%, el arroz un 45% y el aceite un 33%.

En el mismo período los transportes literalmente tampoco se quedaron atrás. El tren es un 45% más caro que una década atrás. El autobús cuesta en promedio un 48%, al tiempo que la subida de los carburantes es del 82% con respecto al precio que tenían antes de la entrada de España al euro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies