Caja Segovia en problemas por un plan de pensiones

En los últimos días del año pasado representantes de Unión Progreso y Democracia (UPyD) le pidieron al Banco de España que inicie una investigación para determinar la compatibilidad entre las retribuciones por prejubilaciones a exdirectivos de Caja Segovia y la percepción de fondos públicos a través del FROB que recibe la Caja.

Además le pidió que requiera a los órganos pertinentes de esa entidad que hagan público el plan de jubilaciones, el que según indican podría llegar a los casi 69 millones de euros.

En el escrito que se presentó en la sede central del Banco de España en la ciudad de Madrid, UPyD asegura que en el año 2.006 se aprobó un plan de prejubilaciones para miembros de la alta dirección, que estaría vigente hasta el año 2.018 y contaría con una dotación de 1,5 millones de euros. Este plan crecería progresivamente hasta el año 2.010. En ese momento Caja Segovia muestra una cifra en sus cuentas de 51,56 millones de la moneda común. Y junto a esta cifra UPyD asegura que hay otra póliza similar de 17,19 millones que llevaría los guarismos finales a los 68,75 millones de euros.

UPyD sostiene ante el Banco de España y los tribunales correspondientes que Manuel Escribano, exdirector de la Caja, no va a percibir 6 millones brutos en diez años sino que esa cifra se duplica hasta los 12 millones.

Además Escribano se reservó el cargo de asesor del presidente de turno, por lo cual percibirá también dietas y gastos.

Los representantes de UPyD creen que no existe en toda Europa una entidad mercantil, ya sea pública o privada, que pueda soportar un plan de prejubilaciones semejante o siquiera parecido al de Caja Segovia. Y exigen al Banco de España que compruebe si se ha respetado la legislación europea vigente sobre las remuneraciones del sector financiero y los riesgos de inversión tomados por las entidades sobre todo en el sector inmobiliario tal como llevó adelante Caja Segovia en los últimos tiempos.

La tesis que esgrime UPyD es que hay muchas inversiones inmobiliarias de Caja Segovia que se debieron a préstamos fallidos. Éstos, en vez de ser contabilizados como tales, se decidió la compra de las entidades para ir dotando la depreciación de esas inversiones en lugar de los impagos correspo0ndientes, en un concreto y flagrante delito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies