IBEX-35, segundo año consecutivo a la baja

El 2.011 fue el segundo año consecutivo que el Ibex35 registró pérdidas de dos dígitos. La Bolsa de España terminó el año pasado con una caída anual del 13,11%, después de que en el año anterior, el 2.010, cediera al cabo del ejercicio el 17,4%.

Pero hay una diferencia significativa: en el 2.010 el índice español terminó siendo el peor posicionado de las grandes Bolsas europeas, mientras que en el año que acaba de terminar el selectivo español evolucionó mejor incluso que el alemán, que cedió un 14,69% anual y el francés que bajó un 16,95%. Pero a la cabeza de las pérdidas de os parqués más importantes de Europa se sitúa Milán, que en el 2.011 perdió un 25%.

Daniel Pingarrón, analista de IG Markets, asegura que un hecho muy positivo y auspicioso para la Bolsa española es que el Ibex no tuvo el comportamiento de un país de la periferia del euro como Grecia, Portugal e incluso Italia, porque en la composición del selectivo español más del 50% de los ingresos de las compañías provienen del exterior de España.

Además, y a pesar de que un tercio del Ibex está formado por el sistema bancario, y de que el año pasado fue un año especialmente adverso para el sector, los dos grandes Bancos españoles, BBVA y Santander, tuvieron un mejor comportamiento tuvieron un mejor comportamiento que sus pares franceses o alemanes, que tienen unas mayor exposición a la gran deuda griega.

Lo cierto es que las caídas generalizadas se produjeron en un año muy marcado por la crisis griega que no termina de acomodarse y que terminó con el alejamiento del primer ministro Papandreu en noviembre pasado.

El del 2.011 es un ejercicio marcado por el tercer rescate a un país de la Eurozona, Portugal. Y esta crisis que no cede cambió las previsiones de recuperación que tenían las autoridades europeas un año atrás.

Y además se agrega que Europa demuestra cada vez más y de una forma sistemática que muy probablemente no va a ser capaz de resolver satisfactoriamente el grave problema de la deuda soberana, que es el factor determinante de la recaída en la recesión además de la influencia del recalentamiento de las economías china y brasileña.

España e Italia fueron quizás los países más castigados por la presión sobre su deuda soberana, de la que pudieron salir parcialmente con la ayuda del BCE al comprar de la deuda de ambas naciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies