En Valencia suben impuestos y recortan en gastos sanitarios

El actual vicepresidente de la Generalitat valenciana, José Ciscar, anunció hace unos días al término de una reunión del Consell que se había aprobado un decreto ley por el cual se aplicarán una serie de medidas “muy duras” de recortes para los dos próximos años.

Estas medidas se espera que dejen un ahorro total de 1.057 millones de euros. De esta cifra, 238 millones se van obtener de la subida de los ingresos provenientes del alza de impuestos; 440 millones van a provenir de fuertes recortes en el ámbito del gasto sanitario y otros 379 millones de euros esperan recaudarse por un fuerte ajuste en el área de los empleados públicos.

Con respecto al gasto sanitario el ahorro de 440 millones previsto se llevará a cabo a través de diferentes medidas.

Se concentrarán los servicios externos de hotelería, suministros, lavandería y cocina con un ahorro estimado en 70 millones de euros. Otros 7,5 millones se ahorrarán con cambios en los menúes de los hospitales.

Una batalla contra el absentismo laboral y la racionalización de turnos y guardias ahorrarán otros 57,5 millones de la moneda común. No se realizarán más operaciones de cataratas gratis, con un ahorro de casi 10 millones de euros. Estas medidas en principio significarán una caída en la calidad de las prestaciones asistenciales valencianas. Pero Ciscar insistió en que no se contempla el copago ni se cerrarán ningún hospital ni centro de salud ni disminuirá el número de camas disponibles.

En el rubro “personal” se prevé un ahorro de 379 millones de euros de los que se explicaron el origen de 271 millones. No se dieron explicaciones acerca de la diferencia entre ambas cifras citadas.

Y en lo que respecta a la subida de impuestos, el consejero de Hacienda José Manuel Vela señaló que se va a introducir una nueva escala autonómica para el IRPF, que va a afectar a las rentas más altas, las de 120.000 a 170.000 euros anuales.

Con esta modificación el ingreso esperado oscila en los 28 millones de euros. En tanto las deducciones autonómicas en la renta se van a suprimir a partir de los 24.000 euros, con lo que se espera ahorrar unos ocho millones de euros adicionales.

Además de estas medidas se van a tomar otras varias excepcionales que seguramente redundarán en un dolor de cabeza para la población pero que, según las autoridades valencianas, son absolutamente necesarias para poder salir de la muy difícil situación por la que atraviesa esta Comunidad Autónoma española.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies