Los belgas no quieren hacer ya el recorte exigido por la UE

Hay por estos días cinco países de la Unión Europea que se encuentran “amenazados” de convertirse en los primeros de una lista en sufrir sanciones por haber superado el 3% en el déficit de su presupuesto. Y entre las consecuencias más evidentes y palpables se encuentra una multa equivalente al 0,2% de su Producto Interno Bruto (PIB).

En el caso de Bélgica, uno de esos cinco países, esta multa supondría una cifra de alrededor de 700 millones de euros. El Gobierno belga debe rápidamente reajustar unas cuentas que la Comisión Europea no ve del todo claras y por lo tanto reclama ajustes extraordinarios que podrían llegar a los 2.000 millones de la moneda común. Estos euros se sumarían a los 11.300 millones que ya se recortaron en el presupuesto belga.

El caso es que el Ejecutivo belga se niega a efectuar más ajustes, al menos por el momento.

Y hace unos días el ministro de Presupuesto de Bélgica, Olivier Chastel, declaró con indisimulada contundencia que “la Comisión se equivoca”, y agregó que “ningún Gobierno que se precie de tal va a ahorrar 1.200 millones de euros en un par de días porque la CE así se lo exija”.

En esta incómoda posición además de los belgas se encuentran Chipre y Malta, también naciones de la Eurozona, y Polonia y Hungría. Estas cinco naciones deben respetar la disciplina fiscal impuesta por la CE y ya fueron advertidos en el mes de noviembre pasado por Olli Rehn, el comisario europeo en Asuntos Económicos, de que debían modificar sus presupuestos para este naciente 2.012. En el caso particular de los belgas, la CE calculó que el déficit se dispararía hasta el 4,6% de su PIB.

Esas advertencias calaron hondo entre quienes negociaban el presupuesto y la formación de un nuevo Gobierno, que se materializó en los primeros días de diciembre del año pasado.

Ya el Gobierno se “apretó el cinturón” en 11.300 millones de euros desde ese momento, para llevar el déficit al 2,9% del PIB. Pero la CE le pide más porque para Rehn esas cifras no son todo lo reales que deberían y al parecer los belgas no parecen muy dispuestos a obedecer…

De allí los ajustes adicionales de entre 1.200 y 2.000 millones de euros que al parecer se negociarán durante un largo período.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies