Los orientales estrenan casa en España

Un joven matrimonio coreano se toma el tiempo justo para abandonar sus actividades y firmar la escritura de compraventa de su nueva vivienda en una localidad madrileña. La cita es a media mañana en una notaría situada en la zona de Parla. Antes de mediodía ambos retornarán a sus respectivos empleos de mozo de almacén y atención de una tienda de alimentación y anexos.

Las condiciones en las que lograron comprar su vivienda eran poco menos que impensables en las épocas de bonanza inmobiliaria. Se trata de un piso de sin ascensor, para reformar, de 75 metros cuadrados y tres habitaciones que adquirieron en la zona de Parla a Bankia por tan sólo 68.630 euros.

Les quedará una cuota hipotecaria de 283 euros mensuales, y pudieron financiar casi 62.000 euros, o sea el 90% del valor de tasación de la vivienda.

Es un endeudamiento alto que contrasta con la compra de locales por parte de sus connacionales, que pagan generalmente en metálico. Pero no es así en el caso de los pisos. Primero invierten en el negocio y después en la vivienda, explica Sonia Fernández de la firma InfoChina Gestión, una empresa que se especializa en la venta de inmuebles españoles a los residentes chinos o asiáticos en general.

Los orientales son adictos al trabajo, buenos pagadores y en la actualidad inmobiliaria de España muy buenos compradores de viviendas. Los chinos están reflotando locales en muchas zonas donde los españoles ya se resignaron y cierran los suyos. Primero los restaurantes, después las tiendas de todo a 1 euro y las de alimentación en general. Los típicos bares de barrio, las tiendas de ropa, las peluquerías y por fin… las viviendas.

Definitivamente los chinos son clientes que no deben ser perdidos de vista. En España residen casi 170.000 ciudadanos de ese origen y hoy por hoy mueven buena parte de la economía de las zonas que frecuentan.

La compra de viviendas por parte de inmigrantes asiáticos subieron en el 2.011 entre un 30 y un 40% en el área que comprende el distrito centro de Madrid, el cordón sur de la capital y varios barrios aledaños.

El polígono industrial Cobo Calleja, en el municipio de Fuenlabrada, es uno de los polos de concentración de empresarios y trabajadores orientales más activos en la región. Y, por ende, las localidades más próximas son las más demandadas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies