El precio de la vivienda cayó otro 6,8% en el último trimestre del 2.011

Pareciera que el sector inmobiliario en España es un gigantesco barco que continúa navegando en el mar de la economía del país con todos sus motores detenidos.

Hay por lo menos 700.000 viviendas sin vender, y la actividad inmobiliaria volvió a desplomarse en el último trimestre del año anterior con una fuerza que sólo había mostrado en los peores momentos del año 2.009, el que por ahora sigue siendo el peor año de esta crisis inmobiliaria que lleva ya cerca de cuatro años.

La construcción de pisos sigue por debajo de los niveles mínimos aceptables y las operaciones de compraventa literalmente se desplomaron a algo menos de una cuarta parte de las que se registraban en ocasión del “boom” inmobiliario.

Como si este panorama no fuese suficientemente malo de por sí, la industria de la construcción se quedó sin el imprescindible crédito necesario para hacer girar la rueda de la actividad mientras que la morosidad en todo el sector siguió creciendo sin pausa.

Todas estas son suficientes causas como para justificar el desplome de los precios, que volvió a recuperar la intensidad del primer trimestre del año 2.009.

De acuerdo a datos del Ministerio de Fomento, en el último trimestre del 2.011 las viviendas perdieron el 6,8% de su valor con respecto al mismo período del año anterior. Y en términos reales, teniendo en cuenta la inflación registrada en dicho período, la caída fue del 9,6%.

Desde que estallara la burbuja inmobiliaria en el 2.008, el precio de las viviendas libres en España ha caído casi el 20%, y esta caída ha sido tanto para las viviendas nuevas como para las de segunda mano.

A pesar de estas tremendas cifras, en el sector se quejan de que las estadísticas no toman las rebajas reales, las que sitúan las caídas de los precios en al menos el 30%.

Ángel Serrano, el director general de Negocio de Aguirre Newman, recuerda que el año pasado el sector evolucionó negativamente acorde al entorno general que era de depresión. Y para el presente año el panorama no es mucho más optimista, porque se espera que los precios se sigan deteriorando al tener las empresas inmobiliarias que navegar en un “mar embravecido con el viento de frente”, según sus propias palabras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies