A fines del 2.011 la industria española se frenó por primera vez en dos años

En el mes de noviembre del año pasado la cifra de negocios de la industria de España tuvo una caída del 1,7% comparada con el mismo mes del 2.010. Esta caída fue tanto en términos absolutos como después de la corrección por el efecto calendario. Esto hizo que las cifras industriales entraran en terreno negativo luego de 21 meses consecutivos de crecimiento, de acuerdo a los datos que difundió el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Sabemos que la economía de España depende mayoritariamente del sector servicios, pero esta caída en el rubro industrial no es de cualquier forma una buena señal. El tema es que de esta parte del andamiaje económico dependen las exportaciones, en un momento como éste de crisis en el cual las ventas al exterior es uno de los pocos flancos que, junto al turismo, resiste los embates de la crisis económica.

El balance industrial hacia fines del año pasado refuerza la tesis de que el PIB español, después de estancarse en el verano, entró en contracción en el último trimestre del año, tal como lo reconoció el nuevo ministro de Economía Luis de Guindos hace unas pocas semanas.

Las perspectivas para el 2.012 ya no eran buenas antes de conocerse las últimas medidas de ajuste, y con estos nuevos datos la preocupación se acrecienta.

Entonces al Gobierno no le queda otra alternativa que reconocer que se está a las puertas de una recaída en la recesión por la alta probabilidad de que estemos en presencia de dos trimestres consecutivos con el PIB a la baja.

En un análisis desestacionalizado de datos, la cifra de negocios industriales también tuvo en noviembre unas caída interanual del 1,7%, más de un 2% inferior a la que se registró en octubre, cuando fue del +0,4%.

También entraron en el terreno negativo los pedidos al sector, después de 22 meses al alza.

De cualquier manera, y pese a los malos números de noviembre, la facturación total de la industria española subió un 5,2% en los once primeros meses del año, al tiempo que la tasa media de entrada de pedidos se ubicó en torno al 5,8%.

Los sectores industriales con mayor repercusión negativa fueron los intermedios, con una caída del 5,5%. Y la fabricación de bienes de equipo también cayó en todos sus componentes: construcción naval, ferroviaria, aeronáutica y espacial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies