Reducción del despido aún para los contratos anteriores a la reforma laboral

La reforma laboral está en plena ebullición y no son pocos los cambios que se llevan a cabo, al menos en las intenciones del nuevo gobierno de España.

Para abaratar los costes del despido, se eliminarán los contratos con indemnización de 45 días por año trabajado en aquellos despidos considerados improcedentes, reemplazándolos por un único sistema indefinido de 33 días por año.

El Consejo de Ministros, que estaba reunido en las últimas horas tratando el delicado tema, piensa rebajar aún la indemnización a 33 días para los contratos que se hayan firmado con anterioridad a la reforma.

De cualquier forma la nueva indemnización va a estar vigente a los efectos de ser aplicada desde el momento en que se publique en el Boletín Oficial del Estado.

Así, cuando se despida a un trabajador con un contrato ordinario firmado antes de que la reforma entre en vigencia, la indemnización que éste recibirá va a ser calculada en base a dos escalas, computándose el tiempo trabajado antes de la misma con indemnización de 45 días y el lapso posterior a la reforma con la nueva fórmula de 33 días por año trabajado.

Medidas como ésta justifican ya en parte las declaraciones de las últimas horas del ministro de Economía Luis de Guindos, quien adelantó una reforma de las condiciones laborales “extremadamente agresiva” para abaratar el coste del despido al presidente del Eurogrupo Jean Claude Juncker.

Pero para abaratar este coste, que era una de las exigencias más concretas de Bruselas, el BCE y varios otros organismos internacionales, la ministra Fátima Báñez fue todavía más allá. Además del cambio del número de días de indemnización por año trabajado en el caso de un despido improcedente, también se optó por ampliar las posibilidades para poder despedir trabajadores por la vía procedente, es decir aquélla que se lleva a cabo por una causa justificada.

Actualmente esta vía de indemnización es la que cuenta con las cifras por despido más barata, ya que se encuadran dentro de los 20 días por año trabajado por el despedido.

Las dos vías, tanto la de rebajar las indemnizaciones por despido improcedente, que es la que más se usa en España a pesar de ser el método más costoso, y la de facilitar la rescisión laboral por el camino procedente, ya se exploraron en la reforma del 2.010 durante la administración de José Luis Rodríguez Zapatero, aunque de una manera bastante menos agresiva, sobre todo en lo concerniente al primer caso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies