Buscan que los desempleados hagan trabajos para la comunidad

Dentro del marco de la gran reforma laboral que se está llevando adelante en España, el Poder Ejecutivo anunció hace muy poco que va a impulsar que los parados que estén cobrando la prestación por desempleo lleven a cabo servicios de interés general en beneficio de toda la comunidad.

Esta práctica se va a poner en marcha a través de convenios de colaboración con las distintas Administraciones públicas y su objetivo primordial, de acuerdo a lo que anunció la ministra de Empleo Fátima Báñez, será luchar contra los eventuales fraudes al momento de cobrar la prestación. Y sin salirse de ese objetivo fundamental, también se anunciaron distintos mecanismos para combatir la economía sumergida.

Así es que se va a proponer un Plan especial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por el que se garantice el cumplimiento estricto de la Ley.

Ya en su momento el Gobierno había introducido dentro de la profunda reforma laboral varias medidas que tenían como fin combatir “comportamientos individuales de absentismo injustificado”. Es por esto que se va a dejar sin efecto la vinculación del grado de absentismo del trabajador con el de la plantilla de forma tal que ésta justifique que la ausencia continuada y sin motivo a los respectivos puestos de trabajo sea una causa de despido.

A partir de estas modificaciones, sólo se va a tener en cuenta el absentismo del trabajador en ocasión de decidir su despido, el que se llevará a cabo por la vía procedente y va a tener una indemnización de 20 días por año trabajado.

De acuerdo a los datos con os que cuenta el Ministerio de Empleo, estas faltas sin justificación les ocasionan a las empresas un coste organizativo y económico muy alto. Con vistas a llegar a eliminar el fraude en el espinoso tema del absentismo, las autoridades se han comprometido a mejorar los métodos para determinar la incapacidad temporal a través de las mutuas de accidentes de trabajo.

Se origina de esta manera un resquicio legal que, por citar sólo un ejemplo, le va a permitir a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, hacer que trabajadores que están en situación de paro trabajen en bibliotecas dependientes de la Comunidad o en otros servicios públicos de similares características.

Botella pidió “voluntarios” para estas tareas instando a los madrileños a “devolver a la sociedad algo de lo que la sociedad les da”. Pero pronto debió limitar en forma urgente el apoyo que había solicitado por la gran cantidad de críticas que recibieron sus palabras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies