La reforma laboral y la baja en los sueldos…

El decreto-ley de reforma laboral que el sábado pasado salió publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) está lleno de sorpresas, las que el viernes pasado no fueron explicadas por la vicepresidenta del gobierno Soraya Sáenz de Santamaría ni por la ministra de Trabajo Fátima Báñez.

Se sabe ahora que desde la puesta en vigor de esta reforma los empresarios podrán bajar los sueldos de los empleados sin necesidad de acuerdo, simplemente argumentando razones de competitividad o productividad, tal como se especifica claramente en el texto del decreto.

Esta nueva y seguramente polémica norma incluye el término “cuantía salarial” como una novedad entre las condiciones de trabajo que la dirección de una empresa puede decidir unilateralmente por razones económicas, técnicas o de cualquier otra índole considerada válida.

Esta nueva norma va a afectar a los trabajadores que tengan sueldos por encima de los mínimos de convenio para cada una de las categorías implicadas. Cuando el mínimo sea superado, el sueldo podrá ser bajado casi podría decirse a “capricho” de la empresa, ya que desde luego siempre se podrán aducir razones de competitividad o cualquier otra para pagar menos a los empleados.

Así es que los empresarios podrán ahorrar costes salariales o reducir el salario a aquellas personas que consideren por ejemplo que están “rindiendo poco”, algo totalmente subjetivo y difícil de cuantificar. La notificación de la rebaja del sueldo o cualquier cambio en las condiciones de trabajo deberán ser notificadas con 15 días de antelación. El notificado tendrá que elegir entre aceptar la modificación o conformarse con perder su trabajo con una indemnización por despido de 20 días por año trabajado con un máximo de nueve mensualidades.

Si la rebaja de sueldos o el cambio de las condiciones laborales afectase a más de 30 trabajadores de la empresa o en su defecto más del 10% de la plantilla, se pondrá en marcha un período de consultas al cabo del cual el empresario podrá o no modificar su decisión acerca de las condiciones de trabajo que no estén expresamente protegidas por convenio. La última palabra estará a cargo de un mediador o de la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos.

En cualquier caso las empresas verán facilitada la rebaja de los sueldos al poder alegar para esto una caída de ventas o ingresos de tan solo dos trimestres consecutivos, algo muy común en la España actual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies