CiU, PP y sus críticas a los sindicatos

Pareciera por el intenso tratamiento que se le está dando que todo lo concerniente a la tan mentada reforma laboral es lo único importante por estos días en España.

Y esta tan mentada reforma está despertando entre los españoles muy encendidas reacciones tanto a favor como en contra de sus nuevos enunciados.

Es así que los partidos conservadores del espectro político español, el PP y Ciu, aplauden con entusiasmo las medidas aprobadas por el Gobierno de Mariano Rajoy y, de paso, no pierden ocasión de cargar en contra de los sindicatos obreros por su abierta oposición a estas medidas.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), por su parte, no está para nada de acuerdo y ya ha denunciado que en su opinión la entrada en vigor de esta reforma no es sino un claro retroceso en los derechos adquiridos a través de muchos años por los trabajadores españoles.

Dolores de Cospedal, la secretaria general del PP, descalificó de plano en el transcurso de un acto de su partido que se llevó a cabo en Toledo las manifestaciones y marchas que han sido convocadas en las últimas horas por UGT y CC OO con el fin de protestar por los alcances de la reforma, acusando a ambas entidades obreras de movilizarse debido a que con la nueva norma laboral van a “perder su capacidad de influencia en las Empresas”.

Para Cospedal es inadmisible que los sindicatos se hayan mantenido callados durante siete años durante los cuales el paro subió hasta llegar al máximo histórico de cinco millones de personas, y justo ahora protesten porque ahora serán los empresarios y los propios trabajadores por ellos representados los que puedan decidir finalmente cómo salvar y reencaminar su futuro.

Oriol Pujol, el líder de CiU en el Parlamento de Cataluña, les reprochó el domingo pasado a los sindicalistas y a los partidos políticos que se oponen a la reforma laboral por su “espíritu conservador e inmovilista en demasía”. Y estas declaraciones de hecho están en concordancia con las que hizo el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el que también habló con no disimulado entusiasmo acerca de los cambios laborales que puso en práctica el Gobierno central español.

Sin embargo José Antonio Griñán, el presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, salió a declarar que estas reformas suponen un atraso en la materia “de casi un siglo”, al suprimir la negociación colectiva por contratos individuales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies