La CE quiere que España presente los presupuestos lo antes posible

A menos de dos meses de haber asumido, el nuevo gobierno de España ya tuvo un primer revés serio con las autoridades de la Comisión Europea (CE) en Bruselas. Por el momento se desvanecieron las expectativas que tenía Mariano Rajoy para lograr suavizar el ajuste presupuestario comprometido por su administración.

El martes pasado el vicepresidente de la CE y comisario de Asuntos Económicos Olli Rehn le echó un jarro de agua fría a las esperanzas españolas de poder aplazar el calendario de reducción fiscal comprometido en su momento. Y el “No” recibido por respuesta se debe al riesgo de que se agraven todavía más la recesión, el paro y los problemas del sistema financiero.

Tampoco ayudan el bombardeo de malas noticias con respecto a la actual situación española que provienen de las agencias calificadoras de riesgo, por lo que España deberá cumplir a rajatabla con lo exigido por la CE. Nada de retrasos ni nuevos plazos. Y no esto supone nada más ni nada menos que una nueva ronda de ajustes para el pueblo ibérico.

Y mientras tanto la oposición española cree firmemente que el Gobierno no presenta los presupuestos porque no quiere comprometer los intereses del PP en las próximas elecciones de Andalucía y Asturias el 25 de marzo.
Fuentes oficiales del CE aseguraron que “sería muy desafortunado para España aplazar la presentación de los presupuestos de este año hasta el mes de abril. Esto le quitaría credibilidad a la administración de Rajoy”.

Insisten en Bruselas en pensar que al parecer el gobierno español no se da cuenta de lo difícil que es en estos momentos la situación del país.

En el 2.009 España se comprometió a reducir el déficit en este año hasta el 4,4% del PIB y hasta el 3% para el 2.013. Y ya en ese momento la anterior administración obtuvo algunos aplazamientos para poder lograr los objetivos que establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El deterioro de la economía y la nueva entrada en recesión hicieron que ninguno de esos objetivos se cumpliera.

El lunes pasado, el ministro de Economía Luis de Guindos aseguraba lo que ahora niega Rehn, es decir la posibilidad de retrasar los ajustes para lograr el cumplimiento del déficit. Y basaba esa esperanza en los cambios “extraordinariamente agresivos” que en el mercado laboral ha puesto en marcha el nuevo gobierno español. Pero no ha sido suficiente, y los objetivos deberán ser cumplidos en tiempo y forma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies